Bizcocho de chocolate

Bizcocho de chocolate

Ingredientes

  • 150 g de chocolate fondant
  • 3 huevos
  • 100 g de azúcar
  • 100 g de harina
  • 100 g de mantequilla
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 1 cucharada de azúcar glas para decorar
  • 1 ciruela
  • Tiempo Total

  • 55 minutos

  • Preparación

    20 minutos

  • Cocción

    35 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Dulces y Postres

  • Porciones

    6

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Para comenzar a preparar el bizcocho de chocolate, precalienta el horno a 180 °C. Trocea el chocolate y la mantequilla y fúndelos, juntos, al baño María. Casca los huevos y separa las claras de las yemas. Monta las claras a punto de nieve bien fuerte y reserva.

  2. Bate las yemas con el azúcar hasta que resulten cremosas y blanquecinas. Añade el chocolate fundido con la mantequilla, remueve con suavidad y tamiza encima la harina, previamente mezclada con la levadura. Incorpora las claras, removiendo con suaves movimientos envolventes para logra una masa suave.

  3. Vierte la masa en un molde engrasado de unos 20 cm y hornea el bizcocho 35 minutos, aproximadamente. Comprueba que esté listo pinchando un palillo en el centro: el bizcocho estará cocido cuando el palillo salga limpio.

  4. Deja enfriar el bizcocho sobre una rejilla y espolvoréalo con azúcar glas y decóralo con la ciruela cortada en gajos.Y ya tienes listo tu bizcocho de chocolate.

El truco de Pronto

Para los aztecas, el cacao constituía una fuente de sabiduría y de energía. Y ¡no les faltaba razón! Los responsables de que el chocolate negro dispare el rendimiento mental y prolongue nuestro nivel de atención son los flavonoides del cacao y la metilxantina, una sustancia que aleja la sensación de fatiga y revitaliza, incluso, los cerebros más «desgastados» por el sobreesfuerzo. Según un estudio desarrollado por la Universidad de Australia del Sur, las personas que consumen chocolate al menos una vez por semana muestran puntuaciones más elevadas en todas las capacidades cognitivas –concentración, memoria, fluidez verbal, etc.– respecto a las que no.