Cocina y Salud Las mejores recetas para estar bien

Brócoli con patatas y zanahorias al ajoarriero

Brócoli con patatas y zanahorias al ajoarriero

Aumenta las defensas
4 personas
10 minutos de preparación + 15 minutos de cocción
Ingredientes
  • 1 brócoli
  • 2 patatas
  • 2 zanahorias
  • 4 dientes de ajo
  • 2 cucharaditas de pimentón dulce
  • 1 hoja de laurel
  • 2 cucharaditas de vinagre de vino blanco
  • aceite de oliva
  • sal
Preparación

1Para preparar este plato de brócoli con patatas, primero limpia el brócoli, sepáralo en ramitos y ponlos en un escurridor para lavarlos. Pela las patatas, lávalas y córtalas en trozos gruesos. Raspa las zanahorias, despúntalas, lávalas y córtalas en rodajas gruesas oblicuas.

2Cuece las tres hortalizas al vapor durante 10 minutos, aromatizando el agua con el laurel, o en una olla con muy poca agua. Las verduras deben quedar tiernas pero enteras. Escúrrelas y resérvalas en una fuente o directamente en los platos de servir.

3Pela los dientes de ajo y córtalos en láminas finas. Calienta 2 o 3 cucharadas de aceite en una sartén pequeña, añade los ajos y fríelos a fuego lento hasta que estén dorados. Espolvorea el pimentón por encima, remueve unos segundos y aparta del fuego. Agrega el vinagre y una pizca de sal y menea ligeramente la sartén para ligar el aliño. Viértelo sobre el brócoli con patatas y sirve enseguida.

El brócoli aumenta las defensas
Brocoli IST 02011774_184x150
Cuando tu equipo de defensas necesite un impulso, «colorea» tus platos de verde, el tono con el que la clorofila «tiñe» los vegetales de mayor poder inmunoestimulante. Los expertos atribuyen a este colorante natural no pocos poderes: destruye bacterias y hongos, elimina tóxicos, etc. La gran diferencia entre el brócoli y las espinacas o la lechuga, otras saludables verduras de hojas verdes, es que también posee sustancias azufradas, con una potente carga antibacteriana, antiviral y anticancerígena. El sulforafano, uno de esos compuestos azufrados, activa el servicio de autolimpieza de los pulmones, lo que reduce el riesgo de infección en fumadores y afectados por la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.
Si no te gustan los ajos, prueba a aliñar este plato con una vinagreta con miel. Este alimento no sólo refuerza el sistema inmunológico gracias a su contenido en antioxidantes, sino que también alivia los síntomas de resfriados y gripe. Para obtener estos beneficios, asegúrate de que sea miel natural, ya que las industriales pierden parte de sus nutrientes.