Codornices a la cazadora

Codornices a la cazadora

Ingredientes

  • 8 codornices limpias
  • 2 cebollas
  • 1 pimiento verde
  • 1 zanahoria
  • 1 manzana
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino tinto
  • 1/2 vaso de brandy
  • 25 g de chocolate negro
  • 100 g de setas variadas
  • 3 clavos de olor
  • 1 cucharadita de orégano
  • aceite de oliva
  • sal, pimienta
  • Tiempo Total

  • 1 hora y 55 minutos

  • Preparación

    10 minutos

  • Cocción

    1 hora y 45 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Segundo plato

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Pela y pica las cebollas y la zanahoria; limpia el pimiento y córtalo en daditos. Salpimienta las codornices y dóralas en una cazuela con aceite. Rocíalas con el brandy y deja que se evapore por completo.

  2. Retira las codornices y añade a la cazuela los ajos aplastados, las cebollas, el pimiento y la zanahoria. Sofríe 15 minutos a fuego lento e incorpora la manzana, previamente pelada y cortada en dados pequeños, y los clavos. Espolvorea el orégano, remueve y rehoga la manzana unos minutos.

  3. Añade de nuevo las codornices, vierte el vino y deja que reduzca a la mitad. Cubre entonces con agua y deja cocer durante 1 hora, a fuego lento y con la cazuela tapada, añadiendo más agua si fuera necesario.

  4. Retira las codornices de la cazuela cuando estén bien tiernas y pasa el jugo de cocción por un colador, recogiéndolo en una cazuela limpia. Añade el chocolate y calienta la salsa para que éste se funda. Introduce las codornices en la cazuela y cuécelas en la salsa 10 minutos más. Sírvelas calientes, acompañadas con las setas salteadas

El truco de Pronto

Hay motivos para introducir esta suculenta carne en el menú semanal. Una sola ración de unos 125 g aporta la mitad de la cantidad de hierro que se requiere al día. No restes importancia a este dato, ya que es, por detrás del jabalí y las vísceras, la carne que posee mayores dosis de este mineral antianémico. Has leído bien: ¡tiene más que la ternera! La fatiga, la caída de las defensas, la falta de motivación y el descenso en nuestro rendimiento cerebral son algunos de los síntomas que sienten las personas con carencias de hierro. Las reservas de este mineral están sometidas a un continuo desgaste. Tanto es así que, según un reciente estudio, las tomas extra de hierro ayudan a aliviar la fatiga, incluso, en mujeres sin anemia.