Copa de fresones

Copa de fresones

Ingredientes

  • 250 ml de nata para montar
  • 6 bizcochos de soletilla
  • 4 cucharadas de ron
  • 8 fresones

 

Para la crema

  • 375 ml de leche
  • 3 yemas de huevo
  • 80 g de azúcar
  • 30 g de harina de maicena
  • 1/2 vaina de vainilla

 

Para el culis

  • 300 g de fregones
  • 45 g de azúcar
  • 1/2 vaina de vainilla
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 30 ml de agua
  • Tiempo Total

  • 40 minutos

  • Preparación

    30 minutos

  • Cocción

    10 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Dulces y Postres

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Copa de fresones Paso 1

    Para la crema. Calienta la leche con la vainilla abierta por la mitad hasta que hierva. Tapa y aparta del fuego.

  2. Copa de fresones Paso 2

    Tamiza la maicena y mézclala con las yemas y el azúcar. Vierte encima la leche, removiendo con unas varillas.

  3. Copa de fresones Paso 3

    Introduce la mezcla en una cacerolita y calienta a fuego lento, sin dejar de remover, hasta que espese. Deja enfriar.

  4. Copa de fresones Paso 4

    Prepara el coulis. Lava los fresones, sécalos bien y retírales el rabito. Colócalos en el vaso de la batidora.

  5. Copa de fresones Paso 5

    Pon el agua y el azúcar en una cacerola y lleva a ebullición. Hierve 3 minutos y apaga el fuego. Deja enfriar un poco.

  6. Copa de fresones Paso 6

    Añade el almíbar al vaso de la batidora, el interior de la vaina de vainilla y el limón y tritura. Pasa por un chino.

  7. Copa de fresones Paso 7

    Con la ayuda de unas varillas eléctricas, bate la nata bien fría hasta que esté perfectamente montada.

  8. Copa de fresones Paso 8

    Desmenuza los bizcochos de soletilla y repártelos en el fondo de 4 vasos. Riégalos con el ron.

  9. Copa de fresones Paso 9

    Distribuye encima una capa de crema, otra de coulis y otra de nata montada. Decora con fresones y sirve.

El truco de Pronto

Uno de los grandes atractivos de este postre son las diferentes capas que se aprecian a través del cristal. Que no se mezclen las cremas que lo componen a la hora de rellenar los vasos es una de las claves fundamentales para elaborar este postre como el mejor de los reposteros. Para ello, es fundamental que la crema de vainilla esté bien fría y que el coulis tenga algo de densidad. Si éste último te ha quedado bastante líquido, siempre puedes espesarlo añadiendo dos hojas de gelatina: remójalas previamente en agua fría hasta que estén reblandecidas y fúndelas en el coulis de fresones caliente.