Flan de queso con nueces caramelizadas

Flan de queso con nueces caramelizadas

Ingredientes

  • 250 ml de leche
  • 150 g de queso fresco para untar
  • 5 huevos
  • 400 g de leche condensada
  • 50 g de azúcar

 

Para las nueces

  • 100 g de nueces peladas
  • 125 g de azúcar
  • 75 ml de agua
  • aceite de girasol
  • Tiempo Total

  • 1 hora y 20 minutos

  • Preparación

    15 minutos

  • Cocción

    1 hora y 5 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Dulces y Postres

  • Porciones

    6

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Flan de queso con nueces caramelizadas Paso 1

    Calienta en una sartén el azúcar con dos cucharadas de agua hasta obtener un caramelo dorado.

  2. Flan de queso con nueces caramelizadas Paso 2

    Vierte el caramelo en la flanera, muévela para que se reparta un poco por las paredes y deja enfriar.

  3. Flan de queso con nueces caramelizadas Paso 3

    Tritura con la batidora eléctrica el resto de ingredientes indicados para elaborar el flan.

  4. Flan de queso con nueces caramelizadas Paso 4

    Vierte la mezcla en la flanera y cuece el flan 1 hora al baño maría en el horno precalentado a 180 °C.

  5. Flan de queso con nueces caramelizadas Paso 5

    Al retirarlo del horno, deja que se enfríe primero a temperatura ambiente y guárdalo después en la nevera.

  6. Flan de queso con nueces caramelizadas Paso 6

    Para preparar las nueces, calienta el agua con el azúcar en un cazo, removiendo hasta que hierva.

  7. Flan de queso con nueces caramelizadas Paso 7

    Añade las nueces y cuécelas durante 4-5 minutos, removiendo de vez en cuando.

  8. Flan de queso con nueces caramelizadas Paso 8

    Escúrrelas con cuidado de no quemarte y fríelas en una sartén con bastante aceite hasta que se doren.

  9. Flan de queso con nueces caramelizadas Paso 9

    Deja escurrir las nueces sobre papel absorbente y, una vez frías, utilízalas para acompañar el flan.

El truco de Pronto

Cuando saques el flan del horno, cúbrelo inmediatamente con un trapo de cocina húmedo y déjalo enfriar. Con esto conseguirás que no se reseque la superficie del flan y quede con una textura suave.