Macarrones caprese

Macarrones caprese

Ingredientes

  • 350 g de macarrones rayados
  • 300 g de tomates pequeños
  • 250 g de mozzarella
  • 3 cucharadas de aceitunas negras sin hueso
  • 2 cucharadas de piñones
  • 2 ramitas de albahaca
  • 2 dientes de ajo
  • 7 cucharadas de aceite
  • 2 cucharadas de vinagre balsámico
  • sal
  • pimienta
  • Tiempo Total

  • 20 minutos

  • Preparación

    15 minutos

  • Cocción

    15 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Primero

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Macarrones caprese Paso 1

    Cuece los macarrones en una olla con abundante agua hirviendo salada hasta que estén al dente.

  2. Macarrones caprese Paso 2

    Escurre la pasta, refréscala con agua fría y escúrrela de nuevo. Trasládala a un bol grande.

  3. Macarrones caprese Paso 3

    Lava los tomates, retírales el pedúnculo y córtalos en rodajas o en cuartos si son muy pequeños.

  4. Macarrones caprese Paso 4

    Escurre la mozzarella de su líquido de conservación, sécala y córtala en lonchitas.

  5. Macarrones caprese Paso 5

    Mezcla los tomates y la mozzarella con los macarrones en el bol. Añade las aceitunas.

  6. Macarrones caprese Paso 6

    Tuesta los piñones unos segundos en una sartén con una cucharada de aceite. Agrégalos al bol.

  7. Macarrones caprese Paso 7

    Reserva unas hojas de albahaca para decorar y pica finamente las restantes. Pica los dientes de ajo.

  8. Macarrones caprese Paso 8

    Bate el resto del aceite con el vinagre y una pizca de sal y pimienta, y añade la albahaca y los ajos picados.

  9. Macarrones caprese Paso 9

    Condimenta los macarrones con el aliño preparado y sírvelos fríos, decorados con hojas de albahaca.

El truco de Pronto

Los macarrones rayados, los «penne rigate», son los más adecuados para preparar ensaladas de pasta que se aliñan con vinagretas o platos de pasta con bastante salsa, ya que, según los grandes chefs italianos, gracias a las estrías tienen una gran capacidad de mezclarse con el condimento y retener todo su sabor.
Para este tipo de elaboraciones, también son perfectas las margaritas, las caracolas o cualquier pasta de formato mediano con ondulaciones que permitan recoger la salsa o aliño. Deben evitarse, siempre que sea posible, la pasta larga, como los espaguetis o los tallarines.