Pastelitos doble chocolate

Pastelitos doble chocolate

Ingredientes

  • 6 huevos
  • 170 g de azúcar
  • 170 g de harina
  • 20 g de cacao en polvo
  • mantequilla 

 

Para el almíbar

  • 100 g de azúcar
  • 1 vasito de ron

 

Para la cobertura

  • 100 g de chocolate fondant
  • 75 g de nata líquida para montar
  • virutas de chocolate con leche
  • Tiempo Total

  • 50 minutos

  • Preparación

    25 minutos

  • Cocción

    25 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Para preparar estos pastelitos doble chocolate, precalienta el horno a 180 °C. Bate los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen y resulten blanquecinos. Mezcla la harina y el cacao, tamízalos e incorpóralos a los huevos, poco a poco y removiendo suavemente.

  2. Reparte la masa en moldes individuales, previamente engrasados con mantequilla, y hornea los bizcochitos durante 20 minutos. Deja enfriar y desmolda.

  3. Vierte 100 ml de agua en un cazo, añade el azúcar y lleva a ebullición. Deja hervir 3 minutos, aparta del fuego y agrega el ron. Pinta la superficie y los laterales de los bizcochos con este almíbar.

  4. Trocea el chocolate y disponlo en un bol. Calienta la nata y, cuando hierva, viértela sobre el chocolate. Remueve hasta que se forme una crema homogénea, deja entibiar y repártela en una capa fina sobre la superficie y los laterales de los bizcochos con la ayuda de una espátula. Decora los laterales con virutas de chocolate y reserva en la nevera y sirve frios tus pastelitos doble chocolate.

El truco de Pronto

¿Te declaras adicta al chocolate negro? Pues... si no puedes con tu enemigo, alíate con él. Te gustará saber, por ejemplo, que esta dulce tentación alimenta la serenidad. Cuando son muchos los frentes abiertos que tienes que atender, conviene buscar el apoyo de alimentos como el chocolate negro, que no sólo te ayuda a matar el gusanillo del hambre –el estrés aumenta la apetencia por los dulces– y a mantener el estado de alerta, sino que también contrarresta los efectos de las hormonas del estrés. Y lo consigue generando en nuestro cerebro sustancias que aumentan la sensación de felicidad y bienestar. ¡Tienes excusa para caer rendida a sus encantos!