Rollo con confitura

Rollo con confitura

Ingredientes

  • 4 huevos
  • 120 g de azúcar
  • 80 g de harina
  • 40 g de cacao puro en polvo
  • 2 cucharadas de leche
  • 100 g de mermelada de frambuesas
  • 100 g de mermelada de albaricoque
  • 250 ml de nata líquida para montar
  • 1 cucharadita de azúcar avainillado
  • 1 cucharada de azúcar glas
  • Tiempo Total

  • 40 minutos

  • Preparación

    30 minutos

  • Cocción

    10 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Dulces y Postres

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Rollo con confitura Paso 1

    Bate las yemas con 100 g de azúcar hasta obtener una mezcla cremosa y blanquecina.

  2. Rollo con confitura Paso 2

    Incorpora la harina y el cacao, dejándolos caer a través de un colador de malla fina, y después la leche.

  3. Rollo con confitura Paso 3

    Monta las claras a punto de nieve firme y agrégalas al compuesto anterior, removiendo con suavidad.

  4. Rollo con confitura Paso 4

    Forra la bandeja del horno con papel sulfurizado y extiende encima la masa preparada.

  5. Rollo con confitura Paso 5

    Cuece la plancha de bizcocho en el horno precalentado a 180 °C durante unos 10 minutos.

  6. Rollo con confitura Paso 6

    Una vez cocido, da la vuelta al bizcocho sobre un paño húmedo, enrolla y deja enfriar a temperatura ambiente.

  7. Rollo con confitura Paso 7

    Bate la nata y, cuando empiece a espesar, añade el azúcar restante y el azúcar avainillado y acaba de montarla.

  8. Rollo con confitura Paso 8

    Corta la plancha de bizcocho en dos y extiende encima las mermeladas, una en cada mitad.

  9. Rollo con confitura Paso 9

    Reparte después la nata, enrolla y espolvorea con azúcar glas. Deja enfriar y sirve cortado en rodajas.

El truco de Pronto

En muchas de las elaboraciones de repostería en las que se utiliza mermelada, es preferible eliminar los trozos de fruta y pulpa de la misma y así obtener un postre más refinado. Para hacerlo, primero es necesario que entibies un poco la mermelada a fuego lento −no debe calentarse demasiado− para que quede más fluida. Después, pásala inmediatamente por un colador chino o uno de malla fina para que los trozos de fruta se queden en éste al tiempo que recoges la mermelada en un bol.