Sardinas asadas con alioli y pimientos

Sardinas asadas con alioli y pimientos
Tiempo de preparación: 20 minutos

Ingredientes para 4 personas

  • 800 g de sardinas
  • 2 pimientos rojos
  • 2 pimientos verdes
  • sal gorda
  • Para el alioli:
  • 2 dientes de ajo
  • 1 huevo
  • 1 vaso de aceite
  • sal

Paso a paso

receta paso a paso sardinas asadas con alioli y pimientos

Prepara primero el alioli. Para ello, pela los ajos y colócalos en el vaso de la batidora con una pizca de sal.

receta paso a paso sardinas asadas con alioli y pimientos

Tritura unos segundos y agrega el huevo. Sin dejar de batir, añade el aceite poco a poco, en un hilo fino.

receta paso a paso sardinas asadas con alioli y pimientos

Bate hasta obtener una salsa emulsionada, como una mayonesa. Tapa y reserva en la nevera.

receta paso a paso sardinas asadas con alioli y pimientos

Lava los pimientos, pártelos por la mitad y retira los filamentos blancos y las semillas.

receta paso a paso sardinas asadas con alioli y pimientos

Limpia las sardinas bajo el agua del grifo, escúrrelas perfectamente y espolvoréalas con sal gorda.

receta paso a paso sardinas asadas con alioli y pimientos

Transcurridos unos 10 minutos, asa las sardinas sobre una parrilla o sobre las brasas.

receta paso a paso sardinas asadas con alioli y pimientos

Cuando empiecen a tostarse (el ojo se vuelve blanco), dales la vuelta y ásalas 1-2 minutos más.

receta paso a paso sardinas asadas con alioli y pimientos

Asa los pimientos en la parrilla y, cuando estén tiernos, córtalos en trozos no muy pequeños.

receta paso a paso sardinas asadas con alioli y pimientos

Descabeza y desespina el pescado y sirve los filetes acompañados con los pimientos y el alioli.

receta paso a paso sardinas asadas con alioli y pimientos

Obtén los mejores filetes

Una de las claves de esta receta es la presentación de los filetes de sardina, que deben estar impecables, enteros y sin espinas. Una vez asadas, deja que las sardinas se entibien unos minutos y, con un corte limpio, separa la cabeza del cuerpo. Retira, si quieres, la piel y abre el pescado por la mitad. Elimina la raspa central levantándola suavemente para evitar llevarte parte del pescado y, con el cuchillo, corta los dos filetes. Con la ayuda de unas pinzas pequeñas, elimina cualquier posible espina que haya podido quedar.