Tallarines con pesto y jamón

Tallarines con pesto y jamón

Ingredientes

  • 350 g de tallarines
  • 100 g de jamón serrano en lonchas finas
  • 6 tomates secos en aceite
  • 4 cucharadas de queso parmesano rallado
  • sal
  • pimienta

 

Para el pesto

  • 20 hojas de albahaca fresca
  • 3 dientes de ajo
  • 40 g de piñones
  • 70 g de queso parmesano rallado
  • 1/2 vaso de aceite de oliva
  • Tiempo Total

  • 30 minutos

  • Preparación

    20 minutos

  • Cocción

    10 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Primero

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Tallarines con pesto y jamón Paso 1

    Llena una olla con abundante agua, sálala y lleva a ebullición. Cuando hierva, añade los tallarines.

  2. Tallarines con pesto y jamón Paso 2

    Cuece los tallarines el tiempo indicado por el fabricante, o hasta que estén al dente. Mientras, prepara el pesto.

  3. Tallarines con pesto y jamón Paso 3

    Pela los ajos y tritúralos con la batidora eléctrica. Añade las hojas de albahaca, los piñones y el queso.

  4. Tallarines con pesto y jamón Paso 4

    Tritura de nuevo, salpimienta y agrega el aceite de oliva. Bate hasta conseguir una mezcla uniforme.

  5. Tallarines con pesto y jamón Paso 5

    Añade a la mezcla unas cucharadas del agua de cocción de la pasta para obtener un pesto más fluido.

  6. Tallarines con pesto y jamón Paso 6

    Corta el jamón serrano en lonchitas más pequeñas. Escurre los tomates del aceite y trocéalos.

  7. Tallarines con pesto y jamón Paso 7

    Escurre los tallarines e introdúcelos de nuevo en la olla. Añade el pesto y mézclalo todo un minuto al fuego.

  8. Tallarines con pesto y jamón Paso 8

    Añade los trocitos de tomate seco, remueve y aparta del fuego. Distribuye la pasta en los platos.

  9. Tallarines con pesto y jamón Paso 9

    Agrega las lonchitas de jamón y sirve espolvoreado con el queso rallado. Decora con una hoja de albahaca.

El truco de Pronto

En nuestro país gozamos de una de las variedades de piñón de mejor calidad, tanto en el aspecto nutricional como organoléptico. Es un fruto muy caro debido al laborioso trabajo de recolección y extracción. Para que te hagas una idea, se necesitan entre 20 y 30 kg de piñas para obtener 1 kg de piñones.

 

En algunas tiendas puedes encontrar otras variedades de piñones mucho más económicas, provenientes de Asia, Pakistán o Rusia, como el conocido «piñón chino»: lo reconocerás por su forma, más corta y redonda. Sin embargo, no es demasiado aconsejable para cocinar porque su sabor difiere mucho del piñón mediterráneo, algo que influye negativamente en el resultado final de las recetas.