Cocina por tiempos

Tortilla de alcachofas con cebolla y panceta

Tortilla de alcachofas  con cebolla y panceta
Tiempo de preparación: 30 minutos
  • 343 kcal/ración
  • sin lactosa
  • sin gluten
  • 6 alcachofas
  • 8 huevos
  • 50 g de panceta
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo 
  • 150 ml de caldo de pollo
  • 50 ml de vino blanco
  • 1 manojo de perejil
  • 1 ramita de tomillo
  • unos tallos de cebollino
  • aceite
  • sal
  • pimienta blanca

1 Retira las hojas exteriores de las alcachofas hasta que llegues al corazón, quita la pelusilla del centro y córtalas en cuartos. Déjalos en remojo en agua fría con perejil para que no se oxiden.

2 Pela la cebolla y córtala en tiras finas. Corta la panceta en dados pequeños y pela y pica el diente de ajo. Calienta una cucharada de aceite en una sartén, añade la panceta y, cuando empiece a soltar la grasa, agrega la cebolla, el ajo y las alcachofas escurridas.

3 Cocina un par de minutos, salpimienta y añade el vino blanco, el caldo y el tomillo. Tapa la sartén y deja cocer 10 minutos a fuego lento. Luego, destápala y deja que reduzca la salsa.

4 Bate los huevos en un bol grande, salpimiéntalos y añade las alcachofas guisadas con la panceta y la cebolla, y un poco de cebollino picado. Calienta un poco de aceite en una sartén, vierte la mezcla de alcachofas y cuaja la tortilla por un lado. Dale la vuelta y cuájala por el otro lado. 

Consejo

La alcachofa es un alimento que, por su composición, ayuda a proteger el hígado y a mantenerlo sano, y contribuye a la limpieza y desintoxicación de este órgano vital. Un hígado sano y limpio hará que tengas más energía.