Vasitos de helado de vainilla

vasitos de helado de vainilla

Ingredientes

  • 500 g de helado de vainilla
  • 4 barquillos de chocolate
  • 6 cucharadas de almendra granillo cruda
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 75 g de chocolate fondant
  • 40 ml de nata líquida para montar
  • Tiempo Total

  • 45 minutos

  • Preparación

    40 minutos

  • Cocción

    5 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Dulces y Postres

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Vasitos de helado de vainilla Paso 1

    Trocea el chocolate y ponlo en un bol. Calienta la nata hasta que hierva y viértela sobre el chocolate.

  2. Vasitos de helado de vainilla Paso 2

    Mezcla con unas varillas hasta obtener una crema homogénea y brillante y deja enfriar en la nevera 6 horas.

  3. Vasitos de helado de vainilla Paso 3

    En una sartén sin condimento, calienta la almendra junto con el azúcar, removiendo hasta que esté dorada.

  4. Vasitos de helado de vainilla Paso 4

    Esparce la almendra, sin amontonarla, sobre una fuente forrada con papel de horno y deja que se enfríe.

  5. Vasitos de helado de vainilla Paso 5

    Retira el helado de vainilla del congelador y deja reblandecerlo a temperatura ambiente.

  6. Vasitos de helado de vainilla Paso 6

    Espolvorea el helado con la canela y remueve rápidamente para integrarla.

  7. Vasitos de helado de vainilla Paso 7

    Rellena hasta la mitad 4 vasitos, añade una cucharada de crema de chocolate y rellena con más helado.

  8. Vasitos de helado de vainilla Paso 8

    Deja los vasitos 30 minutos en el congelador. Después, inserta un barquillo en el centro de cada helado y congela.

  9. Vasitos de helado de vainilla Paso 9

    Antes de servir, sumerge los vasitos unos instantes en agua caliente y reboza los helados con la almendra.

El truco de Pronto

Es uno de los más fáciles y puedes elaborarlo con o sin heladera. Empieza calentando en un cazo 150 ml de nata líquida para montar y 150 ml de leche junto con una vaina de vainilla abierta por la mitad. Aparte, bate en otro recipiente 4 yemas de huevo con 120 g de azúcar. Retira la vainilla y vierte la mezcla de leche y nata sobre las yemas, mientras remueves con unas varillas. Calienta hasta que espese como unas natillas y, fuera del fuego, añade 300 ml de nata líquida para montar y una pizca de sal. Deja enfriar en la nevera y prepara el helado en la heladera. Si no tienes, congela la crema y, aproximadamente, cada hora, retírala del congelador y bátela enérgicamente con unas varillas para eliminar los cristales de hielo que se forman. Repite la operación 3 o 4 veces, hasta conseguir una textura cremosa.