¿Dolor en las rodillas? 5 trucos que te ayudarán a aliviarlo

Es la articulación más grande del cuerpo y también una de las más complejas. Para mantenerla en buen estado, es necesario practicar ejercicio moderado y cuidar nuestra alimentación. ¡Toma nota!

dolor rodilla

Aprende aquí los mejores consejos para tratar el dolor en tus rodillas.

Redacción

PAL 00759226

Sección coordinada por la doctora María José Peiró, especialista en Medicina Familiar, con más de 10 años de experiencia tanto en el ámbito público como privado. Máster en nutrición y dietética.

Fundamentales para asegurar la movilidad y la estabilidad del cuerpo, las rodillas están sujetas a un desgaste continuo.

Por ello no es extraño que sea una de las articulaciones que presente más problemas de nuestro cuerpo. 

Artrosis, desgaste de la articulación 

Esta enfermedad crónica y degenerativa suele ser la principal causa de la mayoría de problemas de la rodilla. 

Deterioro del cartílago 

La artrosis tiene lugar cuando se produce el deterioro paulatino del cartílago, un tejido que rodea los huesos y que sirve para evitar el roce entre ellos.

Este desgaste produce dolor, incapacidad progresiva para caminar y permanecer de pie, así como deformidad de la articulación.

Edad y sobresfuerzo

Aunque este desgaste aumenta a medida que vamos cumpliendo años, hay otros factores, como haber sufrido una lesión en la zona o adoptar malas posturas en determinados trabajos o prácticas deportivas, que también pueden provocarla. 

Los tratamientos más efectivos contra el dolor de rodillas

La artrosis es una dolencia crónica, por lo que no tiene cura definitiva. El objetivo terapéutico consistirá, por lo tanto, en aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida de la persona que la sufre. 

1. Fármacos

Generalmente, el tratamiento se inicia con paracetamol, antiinflamatorios orales como el ibuprofeno o tópicos como la capsaicina y, si el dolor es muy intenso, opioides como el tramadol

2. Corticoides

Se administran directamente en la articulación mediante una infiltración.

Ayudan a calmar el dolor y reducen la inflamación.

3. Condroprotectores

También llamados fármacos de acción lenta, además de aliviar el dolor, ayudan a preservar el cartílago y frenar la evolución de la enfermedad.

Se administran por vía oral y también mediante infiltración.

4. Cirugía

Cuando la rodilla está muy dañada, puede optarse por distintas técnicas quirúrgicas.

La artroscopia consiste en eliminar el cartílago dañado, mejorando la movilidad y el dolor.

La osteotomía es una intervención que consiste en cortar el hueso que está cerca de la rodilla para disminuir la tensión.

En casos de gran desgaste, se necesitará sustituir parcial o totalmente la rótula por una prótesis. 

Otras causas del malestar en esta zona

dolor de rodillas

Hay otras dolencias que también pueden causar dolor de rodilla.

1. Lesiones

Desgarros y esguinces

Comunes en personas que practican deportes que implican cambios rápidos de dirección (baloncesto, fútbol...), tienen lugar cuando un tendón o un músculo se estira en exceso, desgarrándose e, incluso, rompiéndose completamente.

Se tratan manteniendo la articulación en reposo, preferentemente elevada, y aplicando frío para reducir la inflamación.

Si el dolor es muy intenso, se administran analgésicos y antiinflamatorios y, una vez pasada la crisis, se aconseja realizar un tratamiento de fisioterapia.

Solo en casos graves, es necesaria la cirugía. 

Bursitis

Se trata de la inflamación de la bursa, una especie de bolsa que protege los huesos. En muchos casos, se resuelve sin necesidad de tratamiento, por lo que únicamente es necesario descansar, aplicar hielo y tomar analgésicos.

En ocasiones, es preciso drenar la bolsa mediante cirugía. 

Enfermedades

1. Artritis reumatoide

Se trata de una enfermedad autoinmune que causa inflamación y desgaste. A medida que va progresando, puede destruir el cartílago y el hueso de la articulación afectada.

Es una dolencia crónica, por lo que el tratamiento se basa en medicamentos que alivien el dolor (antiinflamatorios y corticoides) y otros fármacos que modifican la enfermedad a largo plazo.

2. Gota

Aparece como consecuencia de los niveles altos de ácido úrico en el organismo.

Este exceso hace que se formen unos cristales que se acumulan en las articulaciones (dedo gordo del pie, rodilla...), provocando hinchazón y un intenso dolor.

Se trata con un antiinflamatorio específico (colchichina) y eliminando de la dieta los alimentos ricos en esta sustancia (marisco, carne roja, embutido...). 

Las 5 reglas para evitar el dolor

dolor de rodillas4 

1. Mantén un peso saludable 

 Por cada 5 kilos que se pierden, disminuye el dolor en un 50%. 

2. Practica ejercicio

Te ayudará a fortalecer la musculatura y aliviar las molestias. 

3. Presta atención a tu dieta

Procura que no falten alimentos como los lácteos, la fruta (melón, melocotón...), las verduras de hoja verde y el pescado azul. 

4. Evita los zapatos de tacón

Este tipo de calzado puede sobrecargar y dañar las rodillas 

5. Toma el sol 

Es una buena fuente de vitamina D, imprescindible para facilitar la absorción de calcio. 

Lo último contra el dolor: tratamiento con factores de crecimiento 

Cuando las medidas conservadoras fallan, la infiltración de plasma rico en factores de crecimiento puede ser la solución.

1. Para qué sirve 

Se utiliza para frenar la progresión de la artrosis, estimular la regeneración del cartílago y reducir el dolor, la inflamación y la falta de movilidad.

También se aplica para disminuir el tiempo de recuperación de determinadas lesiones.

2. Cómo funciona

En primer lugar, se extrae sangre al paciente. A continuación, esta sangre se procesa para extraer el plasma rico en factores de crecimiento que, finalmente, se infiltrará en la zona afectada.

El proceso dura entre 25 y 40 minutos y, por regla general, no precisa anestesia.

3. Cuál es el resultado

Generalmente, se necesitan unas tres infiltraciones con dos semanas de intervalo entre cada una de ellas para empezar a notar alivio. El efecto obtenido y la duración del mismo dependerá de cada paciente en particular.

¿Eres runner? ¡Toma estas precauciones!

dolor de rodillas2
 

Cada vez hay más personas que practican el running, una forma fácil, económica y eficaz de hacer ejercicio y estar en forma.

No hay que olvidar, sin embargo, que este deporte, si no se realiza de forma adecuada, puede provocar lesiones de rodilla, alguna de ellas importantes.

¡Evítalo teniendo en cuenta estos factores!

1. Empieza de forma gradual

En el caso de que partas de cero, evita los esfuerzos excesivos, al menos al principio. Es mejor que te marques objetivos poco ambiciosos y vayas ampliándolos conforme estés en forma.

2. Calienta primero y estira después 

Son las dos reglas de oro de cualquier deportista. Resultan imprescindibles para reducir el riesgo de sufrir lesiones y dolores articulares.

3. Utiliza un calzado adecuado 

Las zapatillas ideales para correr deben ser ligeras, lo suficientemente rígidas para garantizar la estabilidad del pie y con una buena amortiguación. No te dejes llevar por las modas, el modelo más caro no siempre tiene que ser el mejor.

4. Ten en cuenta el pavimento

Los suelos de asfalto no son adecuados para correr, ya que, al ser duros, someten a la articulación a una presión excesiva. Es mejor, por lo tanto, correr en pistas blandas o de tierra.