Ángel Garó, muy recuperado de su operación de urgencia

El cómico arrastraba secuelas de una intervención por apendicitis

Ángel Garó

El cómico se encuentra mucho mejor tras superar sus problemas de salud.

Redacción

Ángel Garó padecía diversos problemas desde la operación que le practicaron hace dos años por una peritonitis aguda. Así que tuvo que volver a pasar por quirófano para someterse a una operación de hernia inguinal. Ha vivido días muy duros, con dolores muy intensos.

En declaraciones exclusivas a tu Revista Pronto, Garó nos aseguró que “me estoy recuperando poco a poco, siguiendo al pie de la letra las recomendaciones de los médicos. Tengo un dolor muy molesto, pero se ha desorbitado todo. Me han llegado a dar por muerto, es horroroso. No ha sido para tanto... Me encuentro mucho mejor”.

“En un mesecito espero estar operativo”

PRONTO: Tendrás que guardar reposo...

ÁNGEL GARÓ: Según vaya mejorando, tengo que andar, pero con calma, no coger peso ni realizar grandes esfuerzos. En un mesecito espero estar operativo. Lo necesito, no me gusta estar todo el tiempo en casa sin hacer nada.

P.: ¿Tienes ayuda?

A.G.: Sí, mi hermana y una señora que viene a limpiar. Son mis dos ángeles de la guarda.

P.: Trabajo no te falta.

A.G.: Acabo de hacer un cortometraje precioso, La valija, que está teniendo mucho éxito en festivales de cine.

P.:Un homenaje a Chicho Ibáñez Serrador, que fue quien te dio tu primera oportunidad en el Un, dos, tres....

A.G.: Sí, era un hombre extraordinario. En el corto se homenajea sus Historias para no dormir”.

El cómico, en una de las pocas imágenes que comparte en su cuenta de Instagram:

“No tengo pareja ni la quiero. He aprendido”

P.: Dentro de nada te veremos vestido de romano.

A.G.: Interpretaré a Poncio Pilatos en una película. Y en cuanto sea posible, recuperaré mi espectáculo Tanto mío, una función divertida, elegante, dramática... con un buen balance de espectadores.

P.: En lo sentimental, has pasado una mala racha. ¿Tienes pareja ahora?

A.G.: No, ni la quiero. Entre la enfermedad y la pandemia estoy más confinado que nunca, y no metería a nadie en mi casa. He aprendido de lecciones pasadas.