El asesinato de George Floyd a manos de la policía genera protestas sin precedentes

Las protestas por el asesinato de George Floyd llenan las principales ciudades de Estados Unidos

Las protestas por el asesinato del George Floyd llegan desde el Capitolio del Estado de Minnesota hasta la Casa Blanca

Gemma Gómez i Padial

Las protestas continúan una semana después el asesinato de George Floyd en Powderhorn, Mineápolis, Estados Unidos. Una muerte grabada, retransmitida y viralizada por su brutalidad que ha puesto los pelos de punta a más de medio mundo. “¡No puedo respirar!”, “I can’t breath” eran los ruegos de Floyd mientras el policía blanco Derek Chauvin le hincaba la rodilla sobre su cuello hasta la extenuación. Unos gritos que, lamentablemente, no es la primera vez que se oyen en las calles de Estados Unidos, fueron también las últimas palabras de Eric Garner en 2014 antes de morir asesinado por asfixia en manos del agente de policía blanco Daniel Pantaleo.

¿Qué hizo Floyd para ser arrestado?

George Floyd fue arrestado por, supuestamente, falsear un billete de 20 dólares con el que estaba intentando pagar en un pequeño colmado y terminó muriendo ahogado por una maniobra de inmovilización conocida como ‘rodilla al cuello’ ilegal en varios estados de América. Una carga desproporcionada y manchada de racismo que terminó con la vida del afroamericano. Y es que a lo largo de esta semana han aparecido numerosas reconstrucciones y otras perspectivas en vídeo del arresto de Floyd en el que se muestra cómo los allí presentes alertaban a los policías de que le estaba sangrando la nariz y que ya era suficiente, es evidente que Floyd no estaba mostrando ningún tipo de resistencia ya contra la policía.

Unos avisos que fueron desoídos por los agentes entre los que se encontraba Chauvin, el policía blanco que clavaba su rodilla sobre Floyd y que fue inmediatamente detenido y acusado de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario, unos cargos que parecen pocos ante la brutalidad del asunto y a los que, tanto el fiscal del condado como la familia del propio Chauvin, creen que podrían añadirse unos cuantos más. Los otros tres policías presentes en el arresto también han pasado a custodia policial y se ha abierto una investigación sobre el caso.

Protestas sin precedentes

Numerosas ciudades de Estados Unidos han salido a la calle en forma de protestas y disturbios contra el racismo en los cuerpos policiales y de seguridad de los distintos estados. El asesinato de George Floyd se grabó, pero muchos otros quedan en el anonimato, pasan desapercibidos. Santa Mónica, Los Ángeles o Nueva York llevan ya siete días en pie protestando. Tanto es así que incluso ardió una iglesia histórica que se encuentra en frente de la Casa Blanca y el Ejército tuvo que salir a las calles de Santa Mónica. De nada sirvió el toque de queda impuesto para intentar parar las protestas y manifestaciones.

No solamente las calles han oído los gritos de manifestantes, activistas y ciudadanos en general conmovidos por este último episodio de violencia policial y racismo. Las redes sociales también lo han hecho llenándose de posts, homenajes y reivindicaciones en contra del racismo, pidiendo que se haga algo para que esta pesadilla termine de una vez para la población afroamericana y negra en general. Una situación por la que se lleva décadas protestando de forma pacífica sin resultados y con la que ahora, el silencio, es el peor cómplice.