Chris Nikic, el primer atleta con síndrome de Down en completar un Ironman

El joven, de 21 años, ha realizado este duro triatlón en casi 17 horas

atleta sindrome down ironman

El joven durante la prueba ciclista, en la que recorrió 180 kilómetros.

Redacción

El estadounidense Chris Nikic ha demostrado que no hay barreras que se puedan tumbar si quieres conseguir tus sueños. Su propia experiencia en una de las pruebas deportivas más duras del mundo lo confirma. Y es que se ha convertido en el primer atleta con síndrome de Down en completar un Ironman, una durísima prueba deportiva.

El joven, natural de Florida y que empezó a hacer deporte por consejo de su padre, cruzó la meta tras nadar casi 4 kilómetros en mar abierto, pedalear durante 180 kilómetros y correr más de 40 kilómetros. Todo ello en un tiempo de 16 horas, 46 minutos y nueve segundos (apenas 14 minutos antes de la hora límite impuesta por la organización) y en la que estuvo acompañado en todo momento por su guía y entrenador, Dan Grieb.

sindrome down ironman meta

Chris con su entrenador, atleta con 16 triatlones a sus espaldas.

Tal es su éxito que Chris ya se prepara para participar en los Juegos Paralímpicos de Pekín en el 2022.

Concienciación e inclusión

“Objetivo fijado y alcanzado. Sea cual sea, la estrategia es la misma. 1% mejor cada día”, escribía Nikic en su perfil de Instagram. “Sí, hice el trabajo pero tuve ángeles ayudándome. Nueva familia y amigos. Todo por la concienciación y la inclusión. Concienciación sobre el síndrome de Down y los Juegos Paralímpicos. Inclusión para todos nosotros con todos vosotros”, afirmaba en su red social.

“Entrena seis días a la semana con otros atletas. Se dieron cuenta de que es un muchacho genial y le empezaron a invitar a cenas y fiestas. Todo el proyecto le ha dado un nuevo mundo de inclusión”, explicó Nik Nikic, padre de Chris, a los medios locales.

sindrome down ironman padre

Chris junto a su padre, que le animó a hacer deporte.

Desde Pronto queremos felicitar a este campeón que nos demuestra que no existen más límites que los que nosotros nos queramos poner. ¡Bravo, Chris!