Coronavirus: se crean nuevas aplicaciones de móvil para evitar los contagios

La privacidad es la clave

Coronavirus: se crean nuevas aplicaciones de móvil para evitar los contagios

Desde el inicio de la crisis sanitaria, empresas tecnológicas de todo el mundo empezaron a pensar en cómo ayudar a las autoridades sanitarias a conseguir información sobre las cadenas de contagio para frenar la expansión del virus y crearon "aplicaciones de rastreo" o "racing apps" que recogen datos de la población.

¿Cómo funcionan?

Una persona se descarga la aplicación en su móvil e introduce sus datos, entre los que incluye los referentes a su estado de salud. Si puede salir a la calle, cuando se acerque a pocos metros del teléfono de otra persona que también tenga esa aplicación, los móviles se detectarán el uno al otro por Bluetooth y cruzarán la información de manera anónima mediante unos códigos. Así, si gran parte de la población tiene en sus móviles la app, en caso de que alguien se contagie y lo registre en la misma, se podrá alertar a aquellas personas que han estado en contacto con él o ella, sin facilitarles ni su nombre ni su lugar de residencia, para que se pongan en cuarentena o se hagan el test y, de ese modo, romper la cadena del contagio.

La cuestión que se está debatiendo en los gobiernos, en el Parlamento Europeo y a nivel mundial es cómo gestionar esos datos y se deberá de decidir entre dos sistemas: el centralizado y el descentralizado.

En el primero, las apps envían los datos a un servidor gestionado por los gobiernos lo que les permitiría tomar las medidas necesarias, pero también conocer la identidad de los ciudadanos, algo que no gusta a los expertos en ética tecnológica porque no hay garantías de que se vaya a hacer un buen uso de esos datos o de que, una vez pasada la crisis, se siga monitorizando a la población.

En el modelo descentralizado, los datos recogidos por la app vía Bluetooth quedan encriptados en el móvil y es el usuario quien decide si mandarlos a las autoridades sanitarias o si se pone en cuarentena.

España está esperando a ver qué modelo es el más empleado para tomar su decisión, consciente de que la coordinación entre los sistemas de los distintos países también es crucial.

Más detalles en Pronto.