Antonio Banderas: el ascenso al Olimpo del cine

Desde que debutó en Hollywood, Antonio no paró de trabajar. Su atractivo levantaba pasiones, pero el corazón del malagueño se prendó de Melanie Griffith, con la que vivió una bella historia de amor

Antonio y Melanie

Antonio quedó impactado por Melanie cuando la conoció.

Redacción

En el tercer capítulo del coleccionable dedicado a la vida de Antonio Banderas repasamos sus inicios en Hollywood, cómo alcanzó la fama y se enamoró de una estrella consagrada, Melanie Griffith, de la que se quedó prendada nada más verla.

La aventura del joven malagueño que dejó su hogar en busca de un sueño en Los Ángeles tenía dos ingredientes que asombraban a los productores y admiraban a quienes le conocían: tranquilidad y una honestidad que pesaba muchísimo más que su ambición.

En 1992, trabajar en “Los reyes del mambo tocan canciones de amor”, su primer filme en territorio americano, le permitió vivir una temporada larga en Nueva York, donde se sometía a un ritmo de trabajo trepidante, que incluía tres horas de gimnasio y ocho de inglés.

Su participación en esta película hizo que en Hollywood empezaran a hablar de él con interés y no sólo con curiosidad. En Antonio se fijó Madonna, como dejó claro en el documental “En la cama con Madonna”, en el que la reina del pop mostraba imágenes de una cena organizada por Pedro Almodóvar en Madrid, cuando estaba de gira, en las que le tiraba los tejos al malagueño aun sabiendo que estaba casado con Ana Leza.

Melanie Griffith, un auténtico flechazo

No fue Madonna la estrella que conquistó el corazón de Antonio sino Melanie Griffith, con la que coincidió en el filme “Two much”. Cuando se la presentaron, sintiéndose totalmente cautivado por el aura que desprendía Melanie e incapaz de saber qué decir, se le ocurrió la estupidez de preguntarle ¡cuántos años tenía!

Enamorado hasta las trancas, Antonio se divorció de Ana Leza y se quedó en Los Ángeles por amor. En mayo de 1996 fue cuando él obtuvo el divorcio y la pareja se casó en secreto en el registro civil de Westminster, en Londres.

Y lo mejor estaba por llegar, ya que el 24 de septiembre del mismo año, nació Stella del Carmen en el Hospital Costa del Sol culminando una historia de amor que iba viento en popa y había entusiasmado no sólo a Hollywood, sino también al mundo entero.

Melanie y Antonio cuando eran una feliz pareja:

Descubre más sobre la aventura al otro lado del charco de Antonio Banderas en tu revista Pronto.