Dani Rovira habla, más sincero que nunca, sobre su cáncer

El actor fue diagnosticado de un linfoma de Hodkin el pasado mes de marzo

Dani Rovira cuenta cómo está viviendo su enfermedad

Dani Rovira acaba de terminar su tratamiento de quimioterapia.

E.C.

Dani Rovira anunciaba a través de sus redes sociales que ya ha terminado su última sesión de quimioterapia. Un total de 8 sesiones a lo largo de cuatro duros y largos meses. Desde el primer comunicado que hizo él mismo en su Instagram, donde contaba a sus seguidores el nuevo rumbo que había tomado su vida, el actor ha ido compartiendo algunas publicaciones en sus redes, pero no ha sido hasta ayer que ha explicado con más detalle cómo está siendo la experiencia por la que está pasando. Lo ha hecho en una entrevista en la cadena SER y, entre otras cosas, cuenta cuál fue el primer aviso de que algo no iba bien.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¡Se acabó la QUIMIO! 8 sesiones y 4 meses entre pecho y espalda. Secuelas: pérdida de pelo, las venas de los brazos duras como bridas y cabeza de hipopótamo (de ésta última no me comentaron nada). Si a alguien más le ha pasado esto, que me escriba, con cuatro que seamos, organizamos un Tragabolas. Esta semana empiezo a afrontar 18 sesiones de RADIO, una cada día. Aunque los linfomas han desaparecido, los médicos lo han decidido así por cauterizar y precaución. A mediados de Agosto, este mal sueño habrá acabado y podré retomar de nuevo “la normalidad” si es que hay algo normal ya en este mundo. Me queda la última pantalla del videojuego... Ojalá cuando acabe se me ponga cabeza de koala. Me gustan mucho los koalas. “La vida me sonríe, pero siempre espero que me suelte carcajadas”. Sois tant@s los que me estáis curando...🧡❤️ Ánimo a l@s que estáis en la lucha. Tenemos unos médicos y un personal sanitario espectacular en este país. El resto es quererse y dejarse querer. #dodotis #vuelvoaserescorpio #porqueradioynopodcast?

Una publicación compartida de @ danirovira el

 

Un pequeño bultito que no se iba

Tal y como él mismo explica a la cadena de radio, Dani se notó un pequeño bultito encima de la clavícula izquierda y sus amigos médicos le aconsejaron que fuera a que se lo miraran si no remitía a los pocos días. Esto ocurrió cuando apenas se había decretado el estado de alarma por el coronavirus.

Cuando comenzó con la quimioterapia, no tardó en crear unas rutinas con sus compañeros de “batalla” y con los enfermeros. “Con la quimio llegaba al hospital a las 9 de la mañana, me sacaban sangre para ver cómo andaba con las defensas, en el laboratorio me hacían los jarabes. Eran cuatro bolsas de quimio, intercaladas con bolsas de suero y algún que otro medicamento. En total litro y medio que te meten en vena hasta que salíamos de allí a las tres y media de la tarde. Haces amistad con la gente, no te queda otra”, explica Dani.

 

Proyectos que son “salvavidas”

Aunque su sonrisa lo oculte, o al menos, lo difumine, a Dani no le está resultando fácil caminar por este nuevo camino que le ha puesto la vida. Para sobrellevarlo mejor, el cómico tiene un gran proyecto entre manos, una película sobre la historia de Proactiva Open Arms. “Era uno de mis objetivos: el primero era no morirme, el segundo era otro y el tercero era llegar a tiempo a un rodaje que, yo ahora que ya he hecho los deberes, se hará en Atenas. Es una peli que va a contar la historia de Proactiva Open Arms y Óscar Campos y el drama de la inmigración en la zona de Lesbos”, ha revelado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¿Usted desde cuándo espera? 🍐 #siemprefuerte 💪🏻

Una publicación compartida de @ danirovira el