Iñaki Gabilondo: "Me considero un clásico del amor romántico"

En el documental "Iñaki y el sexo en el futuro", el periodista reflexiona sobre el amor y el sexo en el siglo XXI

Iñaki Gabilondo

Iñaki Gabilondo habla sobre amor y sexo en el siglo XXI en su nuevo programa. 

Redacción

El periodista donostiarra Iñaki Gabilondo ha estrenado un programa cuya temática abarca temas muy alejados a los que que nos tiene acostumbrados. Se trata de "Iñaki y el sexo en el futuro", una serie documental de dos capítulos que se emite en Movistar +, en la que Gabilondo analiza, mediante conversaciones con expertos de dentro y fuera de nuestro país, temas como el amor romántico y las relaciones afectivas y sexuales en el futuro, entre otros. ¡Hablamos con él sobre su nuevo proyecto! 

PRONTO: ¿Morirá el amor romántico?

IÑAKI GABILONDO: Durante años, el amor y el sexo han estado muy vinculados, no porque no se pudiera practicar sexo sin amor, pero eran dos ideas que estaban unidas. En los últimos tiempos, se han ido despegando más. Creo que al amor romántico le costará mucho morirse, aunque hay quien cree que está en horas bajas.

P.: ¿Te consideras un romántico?

I.G.: Sí, razonablemente. Ha habido muchas maneras de entenderlo a través de la historia y creo que el amor romántico aguantará bastante. Me considero un clásico del amor romántico.

"Cada vez hay más miedo a comprometerse afectivamente"

P.: En un mundo globalizado y con unos valores inestables, ¿cómo imaginas las relaciones personales de aquí a una década?

I.G.: Para empezar, contaremos con una sociedad que tendrá un montón de gente viviendo sola. Este es un elemento fundamental para imaginar todo, desde relaciones personales hasta afectivas y sexuales. Se calcula que en el 2030 habrá en España unos 5,7 millones de personas viviendo solas. La soledad es un elemento muy interesante. En Japón incluso existe un Ministerio de la Soledad y, en el Reino Unido, una Secretaría de Estado referida a la soledad.

P.: ¿Esta tendencia se debe a que nos hemos vuelto más individualistas o soportamos menos a los demás?

I.G.: Creo que se debe a muchísimas razones. Quizás haya una visión más defensiva de la vida y cada vez hay más miedo a comprometerse afectivamente. A pesar de esta tendencia, nuestra sociedad todavía está muy vinculada a la familia, cuyo peso sigue siendo muy grande.