La abuela de Tamara Falcó, una vida marcada por las tragedias

La abuela de Tamara Falco una vida marcada por las tragedias
Beatriz, en febrero pasado, en televisión, observando una foto de ella con Tamara de pequeña.

Ha sufrido, y mucho, pero Beatriz Arrastia, a sus 96 años, mantiene un optimismo envidiable que hace que sus nietos la adoren tanto que quieran pregonar a los cuatro vientos el amor que sienten por ella. Hace tan sólo unos meses Tamara Falcó y Julio Iglesias Jr. decidieron soprenderla en el programa de Telecinco «Volverte a ver». «Gracias por ser la mejor abuela del mundo», fue la frase que repitieron. Más recientemente, en la final de «MasterChef Celebrity», en la que Tamara se proclamó ganadora, volvió a rendirle homenaje, inspirándose en ella para preparar el postre de su menú.

Nacida en Filipinas, Beatriz Arrastia se casó con Carlos Preysler, gerente de las Líneas Aéreas Filipinas y delegado del Banco Español de Crédito en Manila. Juntos tuvieron seis hijos. Formaron una familia feliz, pero todo cambió cuando Carlos, uno de sus vástagos, cayó en la droga siendo adolescente. Posteriormente, lo perdería a éste y a otros dos hijos. 

Profundamente devota, viviendo ya en Madrid, iba a misa todos los días, una costumbre que, sin duda, influyó en la religiosidad de su nieta Tamara.

Su vida al completo en tu revista Pronto, el lunes en tu kiosco.