Patrick Swayze, más vivo que nunca en OT

Patrick Swayze, más vivo que nunca en OT

El actor Patrick Swayze falleció a los 57 años víctima de un cáncer de páncreas.

Falleció hace más de 11 años, pero su recuerdo continúa tan vivo como siempre. Patrick Swayze formará parte de la historia del cine hasta la eternidad y aparecerá en la mente de los espectadores siempre que suene una melodía de la que es imposible desvincularlo: “Unchained Melody”.

 

Se trata de la canción principal de la película “Ghost”, protagonizada por Patrick, y que ayer interpretó de manera magistral Anne en OT. La joven hizo poner al público en pie con su versión de este bellísimo tema:

 

 

Precisamente, la mítica película ha cumplido ya nada menos que 30 años, y es escuchar su banda sonora y recordar al maravilloso Swayze enseñando a su pareja, interpretada por Demi Moore, a hacer figuras de barro…

 

Si tú también echas de menos al actor, no puedes perderte este vídeo:

 

 

Así fue la vida del actor que nos conquistó bailando

 

El 18 de agosto de 1952 Patsy Karnes dio a luz a su segundo hijo, Patrick Wayn Swayze. El pequeño Patrick nació en el seno de una familia de origen irlandés formada por el delineante Jessie Swayze y la coreógrafa, Patsy Karnes.

 

Gracias a su madre, el ambiente que vivió Patrick junto a sus cuatro hermanos fue especialmente artístico. Esto hizo que se aficionara a la música, el baile y el deporte. Sin embargo, una situación que, en principio, podría considerarse positiva, en realidad ocultaba un verdadero infierno. Y es que, Patrick, quien años más tarde saltó a la fama por protagonizar la película ‘Dirty Dancing’ (1987), reveló que su madre les hizo la vida imposible, a sus hermanos y a él: “Mi madre no tenía piedad, siempre quiso que sus hijos fuéramos perfectos. Mamá siempre nos hacía sentir que no valíamos nada y que, si hacíamos algo, debíamos ser los mejores. Tenía mucha rabia contenida porque no era feliz de la manera en que nos había criado”.

 

Patrick Swayze pequeno padres playa

Patrick Swayze de la mano de sus padres en la playa.

 

Sufrió “bullying” en el colegio

 

Aunque destacó en danza clásica, patinaje sobre hielo y fútbol, esto no le hizo “el chico más popular del colegio”. De hecho, durante su etapa escolar tuvo que soportar las bromas pesadas de sus amigos y vecinos que se metían con él llamándole “afeminado” por practicar ballet.

 

Años más tarde, el destino quiso que una grave lesión de rodilla le obligara a dejar una prometedora carrera deportiva como jugador de fútbol americano. Ante esa situación, Patrick no se amilanó y en 1972 decidió mudarse a Nueva York donde continuó con su formación como bailarín profesional y empezó a trabajar en el Ballet Joffrey.

 

Patrick Swayze ballet

Patrick Swayze en una actuación de ballet en Nueva York.

 

Un año antes de marcharse a la “gran manzana”, con solo 19 años, se enamoró de Lisa Niemi, una chica de 15 años que asistía a las clases de su madre. “Fuimos amigos mucho tiempo antes de llegar a ser amantes. Vivimos y dormimos juntos durante un año antes de que tuviéramos sexo. No fue fácil”, explicaba el actor. Se conocieron en 1975 y estuvieron juntos hasta la muerte del actor.

 

Su debut en la gran pantalla

 

Su primera aparición en el cine fue en 1979 con la película ‘La fiera del patín’, un largometraje que no tuvo ninguna repercusión. Su verdadera oportunidad se la dio el director Francis Ford Coppola en 1983 cuando le ofreció participar en ‘Rebeldes’. Desafortunadamente, el éxito que consiguió en lo profesional no le acompañaba en lo personal. Su padre había fallecido poco antes del estreno del filme y Patrick empezó a beber de forma descontrolada.

 

Su adicción al alcohol es algo que le acompañaría siempre. Esta situación afectó sobremanera a su mujer, quien no dejó de intentar que su marido superara este problema, cosa que consiguió de forma intermitente a lo largo de su vida, como en 1985, cuando dejó la bebida y volvió al trabajo para protagonizar la serie ‘Norte y Sur’.

 

‘Dirty Dancing’ y ‘Ghost’, los papeles de su vida

 

En 1987 alcanzó la fama internacional gracias al papel de Johnny Castle, el profesor que actuaba como pareja de baile con Jennifer Grey. La película se convirtió en todo un clásico que todavía hoy cuenta con una legión de fans.

 

Tres años más tarde, a pesar de que le ofrecieron muchos millones de dólares para protagonizar la segunda parte de ‘Dirty Dancing’, el artista prefirió luchar por el papel de Sam Wheat en ‘Ghost’ (1990). Propósito que consiguió después de que actores como Tom Hanks, Tom Cruise, Kevin Bacon, Bruce Willis, Harrison Ford y Alec Baldwin lo rechazaran.

 

Patrick Swayze Dirty Dancing

Patrick Swayze en una escena de Dirty Dancing (1987).

 

Un cáncer de páncreas acabó con su vida

 

Su carrera profesional entró en declive en la década de los 90, sobre todo debido a sus persistentes problemas con el alcohol. Una vez más, su mujer consiguió convencerle de que se sometiera a un tratamiento de desintoxicación. También el budismo y la cría de caballos le ayudaron a dejar la bebida.

 

Patrick Swayze cancer

Patrick Swayze visiblemente deteriorado por culpa del cáncer de páncreas.

 

Durante años permaneció prácticamente recluido. Sus apariciones en público eran contadas hasta que, en enero de 2008, anunció que padecía un cáncer de páncreas. Un año más tarde, en la madrugada del 14 septiembre de 2009, nos dejaba el actor que nos conquistó bailando.