Rocío Flores y Rocío Carrasco, la historia continúa

Rocío Carrasco y Rocío Flores,

Así se originó el distanciamiento entre Rocío Flores y Rocío Carrasco.

Rocío Flores aterrizó en Supervivientes 2020 hace casi una semana, sin saber que aquí se ha generado un gran revuelo a raíz de una sentencia que hizo pública en exclusiva Vanitatis y según la cual, Rocío Flores habría golpeado a su madre, Rocío Carrasco, el 27 de julio de 2012, cuando ella era una menor de 15 años.

 

Por el momento, ni los Flores ni los Carrasco se han pronunciado al respecto, aunque el pasado 17 de febrero, en una entrevista para 'La mañana de Andalucía' de Canal Sur Radio, sí que Rocío Carrasco dejó una frase que después ha dado mucho qué pensar: "Todavía no me he despachado a gusto".

 

Según el detallado relato de Vanitatis, el 4 de marzo del 2013, y tras un cruce de denuncias, el Juzgado de Menores condenó a la nieta de Rocío Jurado de “un delito de maltrato habitual, de un delito de maltrato, de una falta continuada de amenazas y de una falta continuada de injurias”.

 

 

Dos versiones

 

¿Pero qué pasó el 27 de julio de 2012? Según el relato de Vanitatis:

 

Tras el enfrentamiento entre madre e hija, Rocío fue llevada por el chófer de la familia al colegio, después de negarse a llevarla al cuartel de la Guardia Civil, como ella reclamaba. Una vez llegó al centro, pidió de nuevo que la dejaran ir al hospital y a la policía, pero la dirección se opuso. En esos momentos la joven quería denunciar a su madre.

 

A continuación, y siempre según el reportaje publicado por Vanitatis, la menor abandonó el centro acompañada de dos amigos de su padre que fueron a buscarla y lo hizo en contra de la voluntad de la dirección del colegio. Horas después, Rocío Flores habría acudido acompañada de su padre a denunciar a Carrasco por un presunto delito de malos tratos.

 

La pareja amiga del exguardia civil habría declarado en el juicio posterior que Rocío “olía a fruta, concretamente a nectarina, y tenía señales de dicha fruta por todo el pelo y todo el cuerpo”. Versión que contradecía la de los profesores y el conductor, que no habían observado ninguna lesión ni restos de fruta sobre ella.

 

 

Carrasco ganó esa batalla

 

Finalmente y según ha publicado el citado medio, la sentencia falló a favor de Rocío Carrasco. Después, Antonio David habría recurrido en nombre de su hija ante la Audiencia Provincial de Madrid, pero dicho escrito fue rechazado, como demostraría una sentencia posterior, del 26 de junio de 2013.

 

 

El divorcio y la custodia, preludio de la mala relación

 

Antonio David y Rocío se separaron a finales de 1999 y la custodia de los hijos se la quedó la madre, mientras que los fines de semana alternos y la mitad de las vacaciones, correspondían al padre.

 

A pesar de que los padres se llevaban muy mal e iban de juicio en juicio, nada hacía presagiar la mala relación que tiempo después tendrían madre e hija. 

 

La situación empezaría a ser crítica con la adolescencia. Según las informaciones filtradas, Carrasco declaró en 2013 que su hija se encaraba con ella permanentemente desde los 12 años y que la situación en casa era “insostenible”.

 

De hecho, a causa de esta situación, Carrasco habría necesitado ayuda psiquiátrica.

 


Rocío y Antonio David

 

En cualquier caso, y teniendo en cuenta que, tanto Rocío Flores como Antonio David son grandes protagonistas del reality Supervivientes, y que Rocío Carrasco ha comenzado a hablar, queda relato para rato.

 

Además, se abren muchas incógnitas que solo los protagonistas pueden responder siendo files a la verdad: ¿Fue este enfrentamiento uno entre muchos? ¿Por qué no pudieron solucionarlo después? ¿Volverán a hablarse madre e hija? ¿Qué pasará cuando Rocío vuelva de Honduras?