Tristán Ulloa recibe el alta por coronavirus entre lágrimas de emoción

Tristán Ulloa recibe el alta por coronavirus entre lágrimas de emoción

Tristán Ulloa anuncia que se ha recuperado del Coronavirus.

El actor y director, Tristán Ulloa, no ha podido contener las lágrimas de emoción al explicar a través de sus redes sociales que había superado el coronavirus y ya podía marcharse a casa donde permanecerá aislado 15 días más.

 

Ulloa compartió hace unos días que había dado positivo en el test del coronavirus y que estaba ingresado en el Hospital Infanta Leonor de Madrid. Una noticia preocupante a la que, afortunadamente, le ha seguido otra que nos llena de felicidad: la recuperación del actor, que se suma a los más de 14.000 altas por la enfermedad.

 

Tristan Ulloa ingresado coronavirus

Tristán Ulloa fue ingresado por coronavirus en el Hospital Infanta Leonor.

 

“No podemos permitir que trabajen así”

 

A lo largo de los 5 minutos de vídeo, el artista visiblemente emocionado no escatima en elogios hacia el personal sanitario que le ha atendido estos días en el hospital, a quienes llama “putos héroes”. Y es que, según el director, las condiciones en las que trabajan son “tercermundistas” y, a pesar de ello, están en primera línea de batalla.

 

El actor explica cómo desde que entró en el hospital, pasó de estar en una silla en un pasillo “compartiendo tiritonas y miedos” con personas mayores, a una camilla, después un cubículo y finalmente, una cama que ha de “liberar” lo antes posible para que otra persona pueda ocuparla.

 

El actor, que ha vivido en primera persona lo que es estar ingresado en plena crisis del coronavirus, hace un llamamiento a la población, para que no permitamos que trabajen en las condiciones en que lo hacen y, sobre todo, que nos quedemos en casa.

 

Ahora bien, Ulloa no solo describe cómo fue su ingreso. De hecho, la mayor parte del vídeo son agradecimientos y pensamientos positivos y de ánimo para afrontar lo que está por venir.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Con la emoción olvido nombres. Gracias a todo el personal del Hospital Infanta Leonor (@sosinfantaleonor), médicos, enfermer@s, auxiliares, celadores, limpiadores... muy especialmente, eso sí, al doctor y ya amigo del alma Jesús Garrido, que pronto será padre primerizo, a la enfermera Lydia que me vio en lo más profundo del pozo y de la que nunca me faltaron palabras amables y reconfortantes, a Aurelia cosas de la vida me encuentro con quien fue mi hermanastra convertida en toda una jabata y lidiando con temas muy muy complicados a pesar de su enorme juventud... con Liliana la anestesista que acaba de dar positivo. Recupérate pronto Liliana. Y con tantos otr@s cuyos nombres no recuerdo. Todos ángeles de la guarda, sólo espero que llegue el momento de cuidaros nosotros a vosotros. Cubriros de agradecimiento y de amor. Que no se me olviden dos médicos de la misma estirpe que Jesús Garrido: Jorge Usón y Jorge Drexler, y para colmo excelentes músicos los tres. Ya les he pedido tocar un tema con ellos, pero yo al fondo con un triángulo cual Yoko Ono para acabar llevándome yo todo el mérito. Gracias por supuesto a toda mi familia de este y del otro lado del mundo, y a todos los amigos que sois familia. Y sobre todo a la madre de los dragones: Carolina te amo.

Una publicación compartida de 𝐓𝐫𝐢𝐬𝐭á𝐧 𝐔𝐥𝐥𝐨𝐚 (@trisulloa) el

 

 

Lecciones de vida

 

Solo unos días antes de ser ingresado, el actor reflexionaba y compartía con todos sus seguidores un pensamiento acerca de la pandemia y de la lección que podíamos sacar cuando todo esto acabe: “¿Y si en lugar de buscar culpables pensamos en qué podemos aprender de todo esto? Que un organismo tan insignificante consiga doblegar a todo un planeta es la mayor de las lecciones de humildad, una lección que veníamos pidiendo a gritos. ‪Miro a mis hijos y me siento mal por ellos, pero a la vez son ellos quienes me dan templanza. Ellos observan, procesan y se adaptan. La lección está servida”
 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

‪¿Y si en lugar de buscar culpables pensamos en qué podemos aprender de todo esto?‬ Que un organismo tan insignificante consiga doblegar a todo un planeta es la mayor de las lecciones de humildad, una lección que veníamos pidiendo a gritos. ‪Miro a mis hijos y me siento mal por ellos, pero a la vez son ellos quienes me dan templanza. Ellos observan, procesan y se adaptan. La lección está servida. What if instead of looking for the guilty ones we think about what we can learn from all this? That such an insignificant organism manages to bend an entire planet is the greatest lesson of humility, a lesson that we have been asking for. I look at my children and feel bad for them, but at the same time they give me temperance. They observe, process and adapt. The lesson is served. #yomequedoencasa #staythefuckhome #saldremosdeesta

Una publicación compartida de 𝐓𝐫𝐢𝐬𝐭á𝐧 𝐔𝐥𝐥𝐨𝐚 (@trisulloa) el