El andorrano David Aguilar construye una prótesis para un niño sin brazos por 15 euros

El joven, más conocido como Hand Solo, ha empleado piezas de Lego para ayudar al pequeño Beknur, de tan sólo 8 años

BEKNUR, MADRE, DAVID Y PADRES

David Aguilar y sus padres, en compañía de Beknur y su madre.

Redacción

Con 22 años, el joven David Aguilar se ha convertido en todo un referente de superación personal gracias a sus innumerables proezas. Nació con tan sólo una mano debido al síndrome de Poland, la enfermedad congénita que padece, pero esto no supuso ningún inconveniente para él, más bien al contrario, fue un revulsivo que lo ayudó a superarse y a ir eliminando barreras sin parar.

De hecho, tan sólo tenía 9 años cuando empezó a destacar. Y es que un día que se encontraba jugando con unas piezas de Lego concluyó que uno de sus pasatiempos favoritos podía servirle precisamente para construir aquello que tanto anhelaba, una prótesis para su brazo derecho. Así empezó una aventura de lo más emocionante que le ha llevado a convertirse en el héroe de muchos niños, en especial de aquellos que tienen algún tipo de diversidad funcional.

En este vídeo puedes descubrir su increíble historia contada por él mismo:

Hand Solo ha cumplido el sueño del pequeño Beknur: tener brazos

David entró, a los 19 años, en el Guinness World Records por ser el primero en construir una prótesis articulada y completamente funcional usando piezas de Lego. Un logro que lo catapultó a la fama y que hizo que hasta la NASA quisiera conocerlo y lo invitara a participar en una de sus convenciones. Aunque su mayor hazaña ha sido, sin lugar a dudas, la de cumplir el sueño de tener brazos del pequeño Beknur.

Se trata de un niño de 8 años que nació con una discapacidad que impidió que sus extremidades se desarrollaran con normalidad. Pese a ello el pequeño destaca por su inteligencia, su gran sentido del humor y su capacidad de lucha.

DAVID Y BEKNUR

Hand Solo y Beknur probando la prótesis del pequeño.

Un viaje de más de mil kilómetros de Estrasburgo a Andorra

La madre de Beknur, Zaure, contactó rápidamente con David al enterarse de sus capacidades y logros. Él se convirtió en su esperanza. Una esperanza que no fue en vano ya que Hand Solo no tuvo dudas, en cuanto recibió su petición se puso manos a la obra para diseñar la prótesis del pequeño.

Zaure y su hijo recorrieron 1.300 kilómetros y tardaron 14 horas en llegar a la casa de los Aguilar, pero valió la pena. Ver cómo Beknur se adaptaba a su prótesis y jugaba con David dibujó una amplia sonrisa en la cara de todos.

Este es el emocionante momento en el que David regala su prótesis a Beknur. ¡La cara del pequeño no tiene precio, así como la conexión especial que se crea entre los dos! 

Beknur, feliz, pudiendo agarrar objetos por primera vez gracias a su prótesis:

Descubre más sobre esta increíble historia en las páginas de tu Revista Pronto.