La solidaridad de unos jóvenes convierte sacos de abono en batas para sanitarios

La solidaridad de unos jóvenes convierte sacos de abono en batas para sanitarios

Estos enfermeros y enfermeras posan con sus nuevas batas elaboradas con bolsas de abono.

Esta es la historia de un grupo de jóvenes de la Torre de Esteban Hambrán, Toledo, que ha decidido no quedarse de brazos cruzados mientras la gente a su alrededor necesita ayuda por culpa del coronavirus.

Todo empezó cuando Sergio Aguado vio por Instagram cómo una amiga suya, enfermera del Hospital Universitario de Móstoles, pedía ayuda para conseguir equipos adecuados para trabajar y explicaba que tenía miedo porque no tenían los materiales necesarios para protegerse del virus.

«La vi muy preocupada y eso me afectó. De manera que quería ayudarla de alguna forma», cuenta Aguado, que recordó entonces que, en su fábrica de Abonos Naturales Hermanos Aguado, había metros y metros de bobinas de plástico para hacer sacos, que no se utilizaban. Y más pronto que tarde tuvo una idea: elaborar batas para los sanitarios con aquel plástico sobrante.

El resultado, maravilloso: ya han fabricado más de 10.000, que se están utilizando en hospitales como el Gregorio Marañón o el Universitario de Móstoles y en residencias de ancianos.

Para saber cómo lo han conseguido, sigue leyendo esta fantástica historia de solidaridad e ingenio en nuestra revista Pronto de esta semana.