Mayra Gómez Kemp, su entrevista más desgarradora tras morir su marido

Alberto Berco falleció a los 91 años, dejando desolada a su compañera desde hacía casi 50 años

mayra gomez kemp 2021

La presentadora está desolada por el fallecimiento de su gran amor.

Redacción

La famosa presentadora abre su corazón para Pronto y nos confiesa su gran dolor: "se ha ido mi gran amor, un ser extraordinario y generoso, me cuesta creer que no vaya a verle más".


"Sufrió un bajón cuando llegaron las nevadas a Madrid"

Le tiembla la voz, el vacío es inmenso y la pena demasiada. "Te puedes imaginar lo mal que me siento, estoy hundida. Mi marido pegó un bajón cuando llegaron las fuertes nevadas a Madrid, se sentía débil, sufría problemas de circulación, las piernas le fallaban, no aguantaban su cuerpo con normalidad, le tenía que llevar en una silla de ruedas. Pesaba más de 100 kilos y me costaba muchísimo levantarle", nos cuenta.

PRONTO: ¿De dónde han sacado que sufría coronavirus?

MAYRA GÓMEZ KEMP: Ni lo sé ni lo entiendo. Se lo están inventando. Es escribir por escribir.

P.: Ha sido una gran pérdida para ti…

M. G. K.: Sí, nos volcábamos el uno en el otro sin pedir nada a cambio. Era un amor muy puro. 

mayra gomez kemp marido

Mayra y Alberto estaban muy unidos.

Alberto Berco fue el mayor apoyo para Mayra cuando le detectaron un cáncer de lengua en el 2009 y otro de garganta tres años después. Se vio tan afectado por las enfermedades de su mujer que cayó en una fuerte depresión. Viviana y Roxana, las dos hijas que Alberto tuvo durante un anterior matrimonio, nos explica Mayra, "no han podido viajar a España por culpa de la pandemia, están destrozadas, porque querían mucho a su padre. Aunque nos separan miles de kilómetros, porque ellas residen en América, hablaban continuamente. No pueden viajar a ninguna parte".

P.: Conociéndote, imagino lo duro que fue despedirte de tu esposo cuando se lo llevaron los servicios funerarios.

M. G. K.: Durísimo. Cuando le sacaron en la camilla por la puerta de casa, sabía que no nos volveríamos a ver. Y fue una sensación terrible. Un drama. Me derrumbé totalmente. Entendí que se iba y nunca volvería.

"Tengo que sacar fuerzas de donde no las tengo porque Alberto así lo querría"

P.: El martes 19 de enero incineraron sus restos mortales.

M. G. K.: Y fui incapaz de estar presente en el crematorio. Me recomendaron que no fuera y pensé que era lo mejor. Porque esas imágenes son muy duras. He preferido quedarme con el recuerdo de cuando aún estaba vivo. Pienso el vacío que me ha dejado, el silencio de esta casa tan grande se me cae encima. Contemplo los rincones donde él pasaba más ratos, me vienen a la mente escenas de cariño, su entrega, su amor... 

mayra gomez kemp marido jovenes

La pareja, de jóvenes.

P.: ¿Él era consciente de que se moría?

M. G. K.: No. Fue todo muy rápido, se desplomó y le cogí entre mis brazos, no pude hacer nada... No sufrió, no se enteró, con eso me quedo, con la alegría de haber podido disfrutar de su amor y compañía hasta el final de sus días. Ése es mi orgullo, haber disfrutado de la unión con un hombre extraordinario. Tengo que vivir por él y por sus hijas, sacar fuerzas de donde no las tengo, porque Alberto así lo querría. Vive dentro de mi corazón y siempre estará presente en mi día a día.

Toda su emocionante historia de amor

La primera vez que Mayra vio al que se convertiría en el hombre de su vida, la joven estaba sentada en un cine de Miami. Nada más ver a Alberto sintió una punzada en el corazón y no pudo evitar comentar: "¡Qué guapo!". El destino hizo que, pocos años después, en 1973, ambos coincidieran en España en el reparto del espectáculo de "The Rocky Horror Picture Show" y entonces el flechazo fue instantáneo por ambas partes.

mayra gomez kemp joven

Alberto, siendo entrevistado por su mujer en el programa "625 líneas".

Ni la diferencia de edad (Alberto era 20 años mayor que ella) ni el hecho de que hubiera estado casado antes en dos ocasiones le parecieron obstáculo a Mayra para empezar una nueva vida con él. En 1974 contrajeron matrimonio por poderes en Bolivia y, en 1987, lo hicieron en un juzgado español.
Aunque ambos llevaron a cabo sus respectivas carreras por separado, Alberto le echó una mano a su amada esposa siempre que hizo falta y, por ejemplo, él solía conducir la furgoneta en las giras que realizaba Mayra con el Trío Acuario. En 1982, el actor argentino fue una de las pocas personas que la animó a aceptar la propuesta de Chicho Ibáñez Serrador para presentar la tercera etapa del "Un, dos tres... responda otra vez".

un dos tres

Alberto y Mayra en el plató del "Un, dos, tres..".