Cerdo con lombarda y cebollas caramelizadas

Cerdo con lombarda y cebollas caramelizadas

Ingredientes

  • 750 g de lomo de cerdo
  • 1/4 de col lombarda
  • 4 cebollas
  • 2 peras
  • 1 copa de vino blanco
  • 2 clavos de olor
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 limón
  • aceite
  • sal
  • pimienta
  • Tiempo Total

  • 1 hora y 20 minutos

  • Preparación

    20 minutos

  • Cocción

    1 hora

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Primero

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Cerdo con lombarda y cebollas caramelizadas Paso 1

    Pela y corta las cebollas en tiras finas y sofríelas a fuego muy lento 40 minutos.

  2. Cerdo con lombarda y cebollas caramelizadas Paso 2

    Espolvorea con una cucharada de azúcar, remueve, vierte la mitad del vino y cocina 15 minutos más.

  3. Cerdo con lombarda y cebollas caramelizadas Paso 3

    Precalienta el horno a 180 °C. Lava la col lombarda y córtala en tiras Lava las peras y córtalas en cuartos.

  4. Cerdo con lombarda y cebollas caramelizadas Paso 4

    Ata el lomo con hilo de cocina, salpimiéntalo y dóralo por todos los lados en una sartén con un poco de aceite.

  5. Cerdo con lombarda y cebollas caramelizadas Paso 5

    Retíralo y agrega a la sartén las tiras de col lombarda. Rehógalas durante unos 5 minutos.

  6. Cerdo con lombarda y cebollas caramelizadas Paso 6

    Espolvorea con una cucharada de azúcar y añade los clavos, 3 cucharadas de zumo de limón y un trocito de corteza.

  7. Cerdo con lombarda y cebollas caramelizadas Paso 7

    Remueve y traslada la mitad de la col a una fuente refractaria. Pon encima el lomo y agrega el resto.

  8. Cerdo con lombarda y cebollas caramelizadas Paso 8

    Incorpora las peras, riega con el vino restante y hornea durante 45 minutos.

  9. Cerdo con lombarda y cebollas caramelizadas Paso 9

    Sirve el lomo cortado en rodajas sobre un lecho de col lombarda, peras y cebolla caramelizada.

El truco de Pronto

En todas las recetas de asados el sellado de la carne es un proceso necesario; la breve cocción de la pieza a fuego fuerte forma una especie de costra protectora que asegura que la carne no pierda sus jugos, por lo que queda tierna y jugosa en su interior tras la cocción.

 

Puedes hacerlo en el horno precalentado a 250 °C, girando la pieza de carne para que se dore por todos los lados, aunque siempre que sea posible, es preferible realizarlo en una cazuela o sartén al fuego, ya que es más fácil controlar el correcto sellado.