Conejo a la crema

Conejo a la crema

Ingredientes

  • 1 copa de vino blanco
  • 150 ml de caldo de pollo
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cucharada de alcaparras
  • 1 cucharada de mostaza
  • 75 ml de nata líquida para cocinar
  • 1 cucharada de harina
  • 1 ramita de romero
  • aceite
  • sal
  • pimienta

 

Para la guarnición

  • 400 g de patatitas pequeñas
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • Tiempo Total

  • 1 hora y 15 minutos

  • Preparación

    15 minutos

  • Cocción

    1 hora

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Segundo plato

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Conejo a la crema Paso 1

    Salpimienta los trozos de conejo y dóralos en una cazuela con un poco de aceite y los ajos enteros.

  2. Conejo a la crema Paso 2

    Retíralos y resérvalos. Añade la harina a la cazuela, remueve bien e incorpora poco a poco el caldo y el vino.

  3. Conejo a la crema Paso 3

    Sin dejar de remover, agrega la mostaza y lleva a ebullición. Cuando hierva, añade el romero.

  4. Conejo a la crema Paso 4

    Incorpora los trozos de conejo y cuece a fuego lento 40-45 minutos o hasta que la carne esté bien tierna.

  5. Conejo a la crema Paso 5

    Retira el conejo de la cazuela, cuela el jugo de cocción y viértelo en una cacerola.

  6. Conejo a la crema Paso 6

    Añade la nata líquida y las alcaparras, salpimienta y calienta a fuego lento hasta conseguir una salsa cremosa.

  7. Conejo a la crema Paso 7

    Mientras, pela las patatas, córtalas en 4 trozos, colócalas en una sartén con un poco de agua y sálalas.

  8. Conejo a la crema Paso 8

    Cuécelas 10 minutos o hasta que se evapore el agua. Riégalas con aceite, baja el fuego y rehógalas. Añade el pimentón.

  9. Conejo a la crema Paso 9

    Mezcla el conejo con la salsa y sírvelo bien caliente, acompañado con las patatas rehogadas.

El truco de Pronto

Hay infinidad de mostazas, aunque las más comunes suelen ser la de Dijon, la mostaza a la antigua y la mostaza americana. Cualquiera de las tres es buena para cocinar y según sus características estarán más o menos indicadas en una y otra elaboración.

 

La mostaza de Dijon es la más versátil. Tiene un sabor potente, un poco picante −por lo que conviene no excederse en la cantidad− y una textura suave y cremosa. Es el condimento perfecto para elaborar salsas como la receta del conejo a la crema.

 

La mostaza a la antigua, en grano o tradicional tiene un sabor algo más suave que la anterior. Idónea para acompañar carnes y pescados, aporta a las salsas y guisos su peculiar textura granulada.

 

La mostaza americana es suave,  fresca y muy cremosa. Es la inseparable compañera de la comida rápida y el mejor aderezo para sándwiches y ensaladas.