Espaguetis con chipirones

Espaguetis con chipirones

Ingredientes

  • 750 g de chipirones
  • 350 g de espaguetis
  • 2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 vaso de tomate frito
  • 1/2 vaso de vino blanco seco
  • 150 ml de caldo de pescado
  • 1 bolsita de tinta de calamar
  • 1 hoja de laurel
  • 1 ramita de perejil
  • aceite
  • sal
  • pimienta
  • Tiempo Total

  • 1 hora y 15 minutos

  • Preparación

    30 minutos

  • Cocción

    45 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Primero

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Espaguetis con chipirones Paso 1

    Limpia los chipirones y corta en rodajas los grandes. Pela las cebollas y córtalas en tiras. Pela y pica los ajos.

  2. Espaguetis con chipirones Paso 2

    Sofríe la cebolla y el ajo en una cazuela con aceite 10 minutos a fuego muy lento.

  3. Espaguetis con chipirones Paso 3

    Añade el tomate frito y el caldo de pescado, remueve, tapa la cazuela y cuece 10 minutos más.

  4. Espaguetis con chipirones Paso 4

    Vierte el vino blanco, sube un poco el fuego y deja que el vino reduzca unos minutos.

  5. Espaguetis con chipirones Paso 5

    Incorpora la hoja de laurel, los chipirones y la tinta de calamar disuelta en un poco de caldo.

  6. Espaguetis con chipirones Paso 6

    Salpimienta, tapa de nuevo la cazuela y deja cocer a fuego lento 20 minutos.

  7. Espaguetis con chipirones Paso 7

    Mientras, cuece los espaguetis en abundante agua hirviendo con sal hasta que estén al dente.

  8. Espaguetis con chipirones Paso 8

    Escurre los espaguetis, introdúcelos en la cazuela y cocina todo junto un par de minutos.

  9. Espaguetis con chipirones Paso 9

    Reparte los espaguetis en los platos y, antes de servir, espolvorea con perejil picado.

El truco de Pronto

Los chefs de la costa gaditana lo tienen claro: el chipirón no debe lavarse, ya que resulta mucho más sabroso. Tienen toda la razón, pero con matices. Cuando compres chipirones frescos, pregunta al pescadero si son de arrastre o de potera. Los que se pescan con anzuelo, llamados de potera, no tienen arena en su interior, por lo que prácticamente no es necesario limpiarlos, si acaso, quitarles las vísceras del interior. Los de arrastre, al contrario, deben lavarse porque pueden contener arena y restos de pescados a medio digerir.