Mejillones y almejas a la marinera

Mejillones y almejas a la marinera

Ingredientes

  • 1 kg y 1/2 de mejillones
  • 1 kg de almejas
  • 150 g de arroz hervido
  • 1 cebolla
  • 1 cucharada de tomate frito
  • 1 diente de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 copa de vino blanco
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 ramita de perejil
  • harina
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • Tiempo Total

  • 55 minutos

  • Preparación

    15 minutos

  • Cocción

    40 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Antes de empezar, deja las almejas en remojo con agua fría y un puñado de sal unas 2 horas. Después, lávalas. Limpia los mejillones, retirando las barbas y las posibles adherencias.

  2. Coloca los mejillones en una cacerola con la mitad del vino y el laurel, y calienta, removiendo de vez en cuando, hasta que todos estén abiertos. Deja templar, retira una valva y cuela el jugo que han soltado; reserva.

  3. Pela y pica la cebolla y el diente de ajo, y sofríelos unos 10 minutos en una sartén amplia con un poco de aceite. Agrega el tomate frito y el pimentón, mezcla bien y vierte el vino restante. Dale un hervor.

  4. Espolvorea una cucharadita de harina, remueve y añade un vaso grande del caldo reservado de los mejillones y el laurel. Salpimienta y cuece a fuego medio durante 10 minutos para que espese un poco la salsa.

  5. Incorpora las almejas, cuece hasta que se abran y añade los mejillones. Tapa la sartén y apaga el fuego. Sirve el marisco espolvoreado con una pizca de pimienta y perejil picado, acompañado de arroz hervido.

El truco de Pronto

Los alimentos que aportan generosas cantidades de zinc y selenio, como es el caso de los mejillones, son muy buenos para la vista, puesto que reducen el riesgo de sufrir enfermedades oculares provocadas por el envejecimiento prematuro, como la pérdida de agudeza visual o las cataratas. Por si no bastara, este molusco también proporciona mucha vitamina A. Si tu dieta es pobre en hortalizas y frutas, introduce este alimento en el cesto de la compra, puesto que una ración proporciona una octava parte de los requerimientos diarios. Magnífico aliado de la retina, la vitamina A mejora la visión nocturna y reduce el riesgo de desarrollar degeneración macular y glaucoma.