Mousse de coco

Mousse de coco

Ingredientes

  • 200 ml de leche de coco
  • 50 g de coco rallado
  • 300 ml de nata líquida para montar
  • 75 g de azúcar
  • 5 hojas (10 g) de gelatina
  • 125 de queso para untar
  • 80 g de mantequilla
  • 200 g de galletas María

 

Para decorar

  • 2 cucharadas de coco rallado
  • pistachos crudos
  • Tiempo Total

  • 35 minutos

  • Preparación

    30 minutos

  • Cocción

    5 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Dulces y Postres

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Mousse de coco Paso 1

    Tritura las galletas y mézclalas con la mantequilla derretida hasta formar una pasta.

  2. Mousse de coco Paso 2

    Forra el fondo de un molde con papel de horno y cúbrelo con la pasta, aplastándola bien. Reserva en la nevera.

  3. Mousse de coco Paso 3

    Calienta ligeramente la leche de coco y, fuera del fuego, añade el coco rallado. Reserva.

  4. Mousse de coco Paso 4

    Deja las hojas de gelatina en remojo en agua fría. Trabaja el queso con una cuchara de madera para reblandecerlo.

  5. Mousse de coco Paso 5

    Bate la nata hasta que empiece a espesar, añade el azúcar y acábala de montar. Mézclala con el queso.

  6. Mousse de coco Paso 6

    Escurre las hojas de gelatina y disuélvelas en la leche de coco templada, removiendo para que no queden grumos.

  7. Mousse de coco Paso 7

    Añade el preparado de coco a la nata montada, poco a poco y mezclando con movimientos envolventes.

  8. Mousse de coco Paso 8

    Vierte la mezcla en el molde preparado y guarda la tarta en la nevera durante 6-8 horas.

  9. Mousse de coco

    Antes de servir, espolvorea la tarta con coco rallado y decora con pistachos picados.

El truco de Pronto

La leche de coco es una mezcla de pulpa de coco y agua muy utilizada en las cocinas asiáticas y tropicales, tanto para preparar dulces como platos salados, ya que su sabor es muy neutro y suave. Los grandes chefs la utilizan en muchas elaboraciones para sustituir la nata líquida. La encontrarás fácilmente en los grandes supermercados, en la sección de cocina internacional, en herbolarios, tiendas de productos naturales y en comercios especializados en comida exótica. Su consistencia, a temperatura ambiente, es parecida a la nata líquida, aunque a veces puede ocurrir que al abrir la lata aparezca la pulpa de coco separada del líquido. Esto es debido a que se ha conservado en frío, y no tiene nada de malo; basta con agitar bien la lata antes de abrirla o calentar el contenido para homogeneizarlo.

 

No la confundas con el agua de coco, ya que son productos completamente distintos.