Cocina y Salud Las mejores recetas para estar bien

Semifrío de limón

Semifrío de limón

Articulaciones en plena forma
4 personas
50 minutos de preparación + 2 minutos de cocción
Ingredientes
  • 3 huevos
  • 150 g de azúcar
  • 50 ml de zumo de limón
  • la ralladura de 1 limón
  • 125 g de nata montada
  • sal
  • Para la base:
  • 200 g de galletas María
  • 100 g de mantequilla
  • Para la cobertura:
  • 1 sobre de gelatina de limón
  • 260 ml de agua
Preparación

1Para preparar el semifrío de limón, primero tritura las galletas, mézclalas con la mantequilla reblandecida y extiende la masa obtenida en moldes individuales. Reserva en la nevera.

2Separa las claras de las yemas, y bate las últimas con la mitad del azúcar y la ralladura de limón hasta que resulten cremosas y blanquecinas. Sin dejar de batir, añade poco a poco el zumo de limón.

3Bate las claras con una pizca de sal. Cuando empiecen a espesar, agrega el azúcar restante y continúa batiendo hasta lograr un merengue brillante. Añade 1/4 parte del merengue a las yemas, remueve con suavidad e incorpora el resto del merengue. Mezcla con la nata montada y vierte en los moldes preparados. Nivela la superficie y reserva en el congelador, mínimo 4 horas. 

4Calienta el agua en una cacerolita y, cuando hierva, añade la gelatina, remueve y apaga el fuego. Deja enfriar a temperatura ambiente, sin que cuaje, y viértela sobre el semifrío de limón antes de servir.

Limón para unas articulaciones en plena forma
LIMON iStock 466175634_184x150
Contener grandes dosis de vitamina C, bioflavonoides, fósforo y calcio es su mejor carta de presentación. Entre los superpoderes de este cítrico, destaca su gran capacidad para depurar el organismo y reducir la inflamación de las articulaciones, un doble beneficio que mejora la artritis. Al intervenir en la fabricación de colágeno y ayudar, por tanto, a regenerar los cartílagos, la vitamina C de esta fruta también protege frente a la artrosis. No subestimes el poder de este nutriente cuando proviene de un cítrico porque los terpenos, los responsables del aroma que desprende el limón o la naranja, multiplican su acción antioxidante. 
Si el sabor ácido del limón no te acaba de entusiasmar, puedes preparar este postre con naranjas o mandarinas, más dulces y con similares dosis de vitamina C, bioflavonoides, fósforo y calcio que los limones.