Tarta fácil de ciruelas

Tarta fácil de ciruelas

Ingredientes

  • 500 g de ciruelas
  • 75 g de harina
  • 150 g de azúcar
  • 1 cucharadita de azúcar avainillado
  • 2 cucharadas de azúcar glas
  • 3 huevos
  • 250 ml de leche
  • 2 cucharadas de ron
  • 65 g de mantequilla + 1 cucharada
  • 150 ml de nata montada sin azúcar
  • una pizca de sal
  • Tiempo Total

  • 1 hora y 10 minutos

  • Preparación

    20 minutos

  • Cocción

    50 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Dulces y Postres

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Tarta fácil de ciruelas Paso 1

    Corta en daditos la mantequilla y caliéntala al baño maría hasta que esté completamente fundida.

  2. Tarta fácil de ciruelas Paso 2

    Lava las ciruelas, sécalas y córtalas en cuatro trozos, desechando el hueso central.

  3. Tarta fácil de ciruelas Paso 3

    Casca los huevos y bátelos con las varillas. Tamiza la harina en un bol grande.

  4. Tarta fácil de ciruelas Paso 4

    Añade 120 g de azúcar, sal, los huevos batidos, la mantequilla fundida y el ron y mézclalo bien.

  5. Tarta fácil de ciruelas Paso 5

    Sin dejar de batir, incorpora la leche en un chorrito fino hasta obtener una pasta fluida y homogénea.

  6. Tarta fácil de ciruelas Paso 6

    Por último, agrega a la pasta el azúcar avainillado y remueve para repartirlo.

  7. Tarta fácil de ciruelas Paso 7

    Unta con mantequilla un molde para tartas, coloca las ciruelas en el fondo y vierte por encima la pasta.

  8. Tarta fácil de ciruelas Paso 8

    Espolvorea el azúcar restante y cuece la tarta en el horno precalentado a 180 °C durante 45 minutos.

  9. Tarta fácil de ciruelas Paso 9

    Deja entibiar fuera del horno, espolvorea con azúcar glas y sirve la tarta acompañada con nata montada.

El truco de Pronto

Una vez realizada la pasta, déjala reposar, una hora como mínimo y en la nevera, para que se asiente y desaparezcan las burbujitas de aire ocasionadas al batir y mezclar los ingredientes. Así, una vez cocida, la tarta resultará más homogénea y sin surcos.
En esta receta no es necesario pelar las ciruelas porque, además de aportar textura y contraste de color, la piel impide que la fruta, si está muy madura, se deshaga en la pasta durante la cocción.
Sírvela tibia, al cabo de 2 o 3 horas, aproximadamente, de haberla retirado del horno, y si sobra, no la guardes en la nevera. Colócala en un recipiente y, cuando esté fría, ciérrala herméticamente y consérvala en un lugar fresco y seco.