Ternera con zanahorias agridulces

Ternera con zanahorias agridulces

Ingredientes

  • 400 g de zanahorias
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 80 g de panceta
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 1 cucharadita de miel
  • 1 guindilla de cayena
  • 1 hoja de laurel
  • 4 cucharadas de harina
  • 1 ramita de perejil
  • aceite
  • sal
  • pimienta
  • Tiempo Total

  • 2 horas y 30 minutos

  • Preparación

    20 minutos

  • Cocción

    2 horas y 10 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Segundo plato

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Ternera con zanahorias agridulces Paso 1

    Salpimienta los trozos de carne, pásalos por harina y sacúdelos un poco para eliminar el exceso.

  2. Ternera con zanahorias agridulces Paso 2

    Calienta 2-3 cucharadas de aceite en una cazuela junto con la guindilla entera, los ajos aplastados y el laurel.

  3. Ternera con zanahorias agridulces Paso 3

    Añade los trozos de carne y dóralos unos minutos, removiendo, para que se cuezan por todos los lados.

  4. Ternera con zanahorias agridulces Paso 4

    Retíralos, coloca en la cazuela la cebolla y la panceta cortadas en tiras y rehógalas 5 minutos.

  5. Ternera con zanahorias agridulces Paso 5

    Introduce de nuevo la carne, riega con la miel y el vinagre y deja que reduzca unos segundos.

  6. Ternera con zanahorias agridulces Paso 6

    Cubre con agua y lleva a ebullición. Baja el fuego cuando empiece a hervir y cuece 2 horas a fuego lento.

  7. Ternera con zanahorias agridulces Paso 7

    Mientras, pela y despunta las zanahorias y córtalas en rodajas gruesas, de unos 2 cm de grosor.

  8. Ternera con zanahorias agridulces Paso 8

    Incorpóralas a la cazuela unos 30 minutos antes de finalizar la cocción del guiso. Salpimienta.

  9. Ternera con zanahorias agridulces Paso 9

    Pica finamente el perejil picado y espolvoréalo sobre la carne justo antes de servir.

El truco de Pronto

La cayena es una variedad de guindilla pequeñita que se comercializa seca, ya sea molida o entera. Se suele emplear principalmente como ingrediente para preparar recetas picantes, pero si la utilizas con moderación, proporciona un exquisito aroma entre tostado y ahumado a los platos en los que se usa. Los chefs suelen añadir una o dos guindillas, siempre enteras para que el resultado no sea picante, a recetas agridulces o al ajillo, como el pollo o las gambas, y a los pescados asados al horno.

 

Antes de servir, es conveniente buscar y eliminar la cayena del guiso para evitar que ningún comensal la mastique y tenga una sorpresa un poco desagradable.