Más músculo, menos grasa: así se consigue

¡No son los años, es el sedentarismo! Si quieres modelar tu silueta y compensar el paso del tiempo, aquí tienes un plan completo para cambiar tu composición corporal y multiplicar tu atractivo

musculo

Aprende a estilizar tu figura con unos sencillos consejos.

Redacción

Damos por sentado que están justificados esos kilillos de más ganados con la edad, porque el organismo se enlentece. Pero lo que pasa factura es perder masa muscular y no compensarlo con ejercicio. El porcentaje de músculo en el cuerpo determina más el funcionamiento metabólico que la fecha de nacimiento. Si aumentas en un 1,5 kg el tejido muscular, la cantidad de calorías quemadas en reposo se incrementa un 7%.

Gana fuerza y adelgaza. Así que coge las pesas o las gomas elásticas o apúntate a clases de tonificación: dedicar tiempo al entreno muscular es uno de los mejores tratamientos de belleza antiedad. Te ayudará a consumir energía y a perder volumen incluso después de cada sesión. Además, el músculo libera sustancias que mejoran la sensibilidad a la insulina, lo que frena el sobrepeso.

pesas
 

Apúntate al mejor plan de ejercicio para ganar masa muscular

Para modificar tu composición corporal, lo más recomendable es un entreno en el que realices repeticiones hasta al fallo muscular. Es decir, cuando sientas que no puedas más, haz una más. Intenta seguir esta filosofía de trabajo cuando entrenes una zona específica del cuerpo con pesas o gomas y cuando hagas ejercicios que impliquen varios grupos musculares a la vez.

Corre, nada y baila. Estos ejercicios cardiovasculares de baja intensidad también son necesarios para quemar grasas, algo que el cuerpo no realiza de forma localizada, sino global a partir de los 20 minutos de actividad. ¡Aguanta!

Pon atención a las zonas rebeldes

Glúteos en forma. Es una zona donde la mujer acumula grasas y requiere una atención especial. Existen ejercicios específicos para modelar las nalgas, como las sentadillas. De pie, con los pies separados, flexiona las rodillas desplazándote hacia atrás como si fueras a sentarte en una silla imaginaria. Realiza 20 -30 repeticiones. 

Vientre plano. Incorpora abdominales como la plancha para muscular esta otra zona rebelde. Colócate boca abajo soportando el peso del cuerpo con las manos mientras lo mantienes en una línea horizontal. Intenta llegar a un minuto, descansa y repite 5 veces. Combina estas prácticas con cremas de efecto calor y principios que favorezcan la lipolisis, como la coenzima Q10 o la cafeína.

abdominales
 

La dieta que moldea tu figura

Más proteínas. Este macronutriente, presente en huevos, carnes blancas (pollo, pavo, conejo), pescado (bacalao, atún, salmón, sardinas), legumbres y frutos secos es el que más ayuda a desarrollar y mantener el músculo. 

Las verduras, primero. Haz cinco comidas al día para mantener el metabolismo activo y empieza con verduras al vapor o ensaladas: su fibra facilita la eliminación de grasas.

Reduce los azúcares. Disminuye la bollería, el pan y otros hidratos simples que se convierten fácilmente en grasa, así como las frituras y embutidos. En pocos meses, te verás y te sentirás mejor.

dieta sana
 

¡Frena el tiempo!

Ganar músculo libera mioquinas, sustancias antiinflamatorias y antioxidantes que reducen la grasa abdominal y alargan los telómeros del ADN, la clave de la longevidad.

Menos arrugas. Cuanto más porcentaje de masa muscular, más lisa estará la piel. Podrás decir adiós a la flacidez de la edad. Además, el ejercicio preserva el colágeno, el mejor tensor cutáneo. Para aumentarlo, come vegetales y frutos rojos (pimientos, frambuesas, tomates). Estimulan la producción de este reafirmante y favorecen el crecimiento muscular.