Cuello más joven y atractivo

Aunque es una de las zonas más expuestas y que más delata el paso del tiempo, no solemos dedicarle los mismos cuidados que al rostro. Aprende a mimarlo en tu rutina diaria y conseguirás mantenerlo firme y radiante, lo que realzará tu belleza

cuello joven

Protege y mima esta parte de tu cuerpo tan importante.

Redacción

El cuello es una de las zonas más delicadas, ya que, además de estar continuamente expuesto a los agentes externos, su piel no tiene soporte óseo, posee pocas glándulas sebáceas y ausencia de fibras de colágeno. Todo esto hace que tienda a perder elasticidad y a deshidratarse con más facilidad. 

Higiene profunda. Cuando te desmaquilles el rostro, no te olvides de hacer lo mismo con el cuello, para eliminar la suciedad y las células muertas y dejar respirar a la piel. Si utilizas un producto que necesite aclarado, no uses agua demasiado caliente para no perder firmeza en la zona. 

Productos específicos. Aunque puedes hidratar tu cuello con la misma crema que usas para el rostro, lo ideal es usar una especial para esta zona. Las que más evitan el descolgamiento son las que llevan retinoides (retinol y retinaldehído), silicio, proteínas de soja y péptidos. Su uso diario redefine el óvalo facial y reafirma la piel. Aplícatelos con un masaje dándote pases rápidos con las palmas, siempre en sentido ascendente. 

Crema cuello
 

Exfoliación, sí. Al ser una zona que acusa tanto la sequedad, debes dejar que la piel de tu cuello respire haciéndote una exfoliación al menos una vez a la semana o cada 15 días. Aprovecha la hora del baño para realizarla.

Extrema su cuidado a partir de los 30 años

Es a esta edad cuando se empieza a acusar más la falta de colágeno, así que es primordial potenciar los mimos de tu cuello para que su piel no sume años de más. 

Protector solar. Cuando te apliques productos con factor solar en la cara, baja hasta el cuello para protegerlo contra el envejecimiento prematuro que provoca el sol. 

Y a los 40, los 50... Conforme vamos sumando años, se deben extremar los cuidados de la piel y, en el caso del cuello, puedes hacerlo con cremas y sérums de acción reafirmante y redensificadora que no sólo estimulen la producción de colágeno, sino que rellenen las arrugas horizontales que aparecen en esta zona con la edad y eviten el doble mentón.

Mascarilla casera. Para un cuello más firme y tonificado, prueba a mezclar un plátano maduro, una clara de huevo y una cucharadita de miel, y aplícatelo en la zona, dejándolo actuar 15 minutos.

mascarilla natural cuello
 

Pequeños gestos para definir la piel de tu cuello

Cuida tu postura. Podrás evitar la aparición de arrugas prematuras huyendo de posturas forzadas, como bajar demasiado la cabeza, sostener el móvil entre la oreja y el hombro, dormir de lado o boca abajo, etc. Intenta mantener siempre una posición erguida. 

Gimnasia facial. Existen ejercicios para "alisar" la piel de tu cuello y evitar que las arrugas se marquen en exceso. Uno de ellos es mover la cabeza hacia atrás, mirar hacia arriba y masticar con la boca abierta, notando cómo los músculos del cuello tiran. Repítelo 20 veces.  También puedes poner una mano sobre otra en el cuello y presionar suavemente hacia abajo, mientras sacas la mandíbula hacia adelante y subes la barbilla. Mantén la tensión durante cinco segundos y repite el ejercicio tres veces.

Escote, el gran olvidado

Foto escote
 

Después de la ducha, que no debe ser con agua demasiado caliente, no olvides aplicarte aceites y sérums en el escote para mantenerlo hidratado y firme. 

Masaje reafirmante. Extender la crema con movimientos ascendentes desde la zona superior del pecho hacia la base del cuello y hasta los hombros, darte masajes circulares sobre el escote o aplicarte un chorro final de agua fría en la ducha te ayuda a tonificar los tejidos de alrededor del busto.