Champús "sin": ¡súmate a la moda más natural!

Te desvelamos todas las incógnitas sobre este tipo de productos para el pelo

champús sin 1

Luce una melena perfecta con productos naturales.

Redacción

Las nuevas tendencias en cosmética capilar apuestan por productos libres de químicos. ¿Pero cuáles son sus beneficios? ¿Realmente los necesitas?

Sin sulfatos, un extra de hidratación

Los champús con sulfatos arrastran la suciedad del pelo, pero también eliminan sus aceites naturales, pudiendo provocar sequedad, irritación y caspa.

Cómo distinguirlos. Suelen ser los champús con texturas más perladas y que hacen mucha espuma. En la composición, se identifican con las siglas SDS (Lauryl Sulfate de Sodium) y SLS (Laureth Sulfate de Sodium).

A favor. Los champús sin sulfatos son ideales para las personas con cabellos secos o apagados y aquellas que tienen el cuero cabelludo sensible. También se recomiendan en melenas teñidas, ya que no arrastran el color y lo mantienen durante más tiempo.

En contra. Si usas habitualmente gominas, lacas, champús en seco, etc., necesitas elegir un producto con sulfatos que arrastre toda la suciedad y mantenga tu cabello totalmente limpio.

champús sin 5
 

Sin parabenos, para una melena vigorosa

Estos conservantes químicos permiten mantener la efectividad de los champús y evitar la proliferación de bacterias en ellos. Su presencia (y la de todas las sustancias aquí detalladas) suele ser en concentraciones muy bajas –marcadas por la ley–, que no resultan tóxicas para la salud. En el caso de los parabenos, podrían provocar picor en el cuero cabelludo, sequedad o pelo débil.

Cómo distinguirlos. En los componentes, suelen acabar con la palabra «paraben» (methylparaben, propylparaben, etc.) o tener el nombre de hidroxybenzoate.

A favor. Elige champús sin parabenos si tienes la piel sensible o sufres dermatitis o rosácea, o si prefieres evitar el uso de químicos. 

En contra. Es uno de los conservantes artificiales más utilizados en cosmética, por lo que su seguridad en las dosis recomendadas está garantizada.

champús sin 4
 

Sin siliconas ¡y presume de volumen!

Muchos champús contienen siliconas, unos compuestos sintéticos derivados del plástico que "sellan" la cutícula del cabello, haciendo que éste luzca más suave, sedoso y con brillo. Aunque también se va acumulando en forma de residuos en el cuero cabelludo.

Cómo distinguirlos. Su ingrediente más común es la dimeticona (dimethicone) y se suelen identificar por el sufijo "cone" o "cona".

A favor. Los champús sin siliconas son perfectos para cabellos muy finos o muy grasos porque, al no apelmazarse, lucen más sueltos, con más volumen y permanecen limpios durante más tiempo. 

En contra. Las melenas rizadas o encrespadas evitan el "frizz" gracias a las siliconas, pero mejor elegir las solubles, que se van sólo con agua. Los cabellos muy porosos también se benefician de ellas y, además, protegen al pelo del calor de planchas y secadores.

champús sin 2

Sin sal, para decir adiós al encrespamiento

Muchas veces se confunden con los champús sin sulfatos, pero son sales diferentes.

Cómo distinguirlos. Un champú sin sal carece de cloruro de sodio, usado para darle más espesor.

A favor. Si tienes el pelo muy seco, frágil o maltratado opta por un champú sin sal. También lo protege de tratamientos agresivos como tintes o alisados de queratina. 

En contra. No se recomienda en cabellos grasos, ya que se daría una sobrehidratación.

champús sin 3
 

Otros champús "SIN": sácales el máximo partido

Aquí podemos englobar los champús sin alcohol, sin perfumes o sin colorantes, muy habituales también en el mercado. 

¿Cuándo usarlos? Casi todos los productos para el cabello contienen algún grado de alcohol, que puede llegar a secar el pelo si es excesivamente alto. Para evitarlo, fíjate que no esté entre los cuatro primeros ingredientes. Cuanto más olor y color tenga un champú, más química contiene, lo que puede causar sensibilidad en la piel e irritaciones, así que te recomendamos optar por productos más naturales.