La cantante Vega se rompe: “No soy capaz ni de atenderme a mí misma”

Se ha despedido de sus seguidores por “pandemia emocional”

Vega: “No soy capaz ni de atenderme a mí misma”

Vega se dio a conocer en la segunda edición de Operación Triunfo.

A.L.J.

La cantante Vega se ha roto. Tras más de un mes de confinamiento a causa del coronavirus y de haber intentado animar y entretener a sus seguidores a lo largo de este tiempo, no puede más. Es por ello que ha colgado el cartel de “Cerrado por pandemia emocional”.

Eso sí, ha querido dar explicaciones a todos sus seguidores con un largo escrito en el que confiesa que, “no soy capaz ni de atenderme a mí misma. A mi familia”. Abriendo su corazón en canal, Vega asegura que “leo vuestros mensajes y siento una responsabilidad que me desborda. Porque no sé qué contestar”. Aquí puedes leer gran parte de su emotivo texto:

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

CERRADO POR PANDEMIA EMOCIONAL Lo siento. No me lo tengáis en cuenta. Sé que dije que iba a estar aquí para responderos y atenderos. Pero resulta que no soy capaz. No soy capaz ni de atenderme a mí misma. A mi familia. Estoy aprendiendo. Es una experiencia nueva para todos. (Son frases que oímos demasiado a menudo últimamente, utilizadlas todos, parece que así todo vale). Leo vuestros mensajes y siento una responsabilidad que me desborda. Porque no sé que contestar. Otra vez. Ya me pasó años atrás. Y es que no sé que pensar. Vengo a decir que soy de carne y hueso. De a pie. Como vosotros. Lo que yo sé hacer no puedo hacerlo ahora mismo, y no puedo ni quiero fingir que sé hacer lo que no sé. Hay profesionales que se dedican a eso, se llaman Psicólogos. Puedo intentar dar ánimo a la gente, pero me parece hipócrita dar ánimo sin tenerlo. Llevo días desconectada. A veces por voluntad, otras porque los días se hacen largos y muy difíciles. Quienes me conocen saben que puedo lidiar con estar encerrada (yo sola) en una cueva con un palé de Bancales Olvidados de @PontedaBoga, tabaco y una guitarra hasta el infinito y más allá. Pero no estoy sola, por suerte. De estarlo me habría vuelto aún más loca. Pero algo con lo que no puedo lidiar es con la tristeza ajena. Yo y la desidia a mi alrededor, yo y la negatividad por sistema. He llegado a un punto en el que ya cuestiono todo. Ni quiero hacer mas entrevistas. Los telediarios me parecen una repetición macabra dia tras dia, y a veces macabra porque me molesta que pseudo insulten la inteligencia del espectador... y la publicidad de las donaciones.. (muy indistcreta y selectiva por cierto, aún no vi la de Amancio Ortega, claro está que él no ha pedido un anuncio). Eso si, la sección deportes no la mueve ni dios, haya o no haya partidos. Y entonces entro en cólera. ¡No habrá libros que recomendar, discos, conciertos subidos a la red por dios bendito! La cultura es la mujer desprotegida que anda por una calle dejándose manosear con la falsa promesa de una vida mejor. Pero no, la musica al streamming que no se quién lo cobrá y al telediario.... vamos a ver un entrenamiento del manchester united (seguir leyendo link en bio)

Una publicación compartida de Vega (@vegaoficial) el

Desde que se declaró el estado de alerta, la artista participó en diversas acciones y conciertos virtuales, haciendo también directos con todos sus “followers”. Sin embargo, “no puedo lidiar es con la tristeza ajena. Yo y la desidia a mi alrededor, yo y la negatividad por sistema”. Así pues, ha decidido también dejar de dar entrevistas.

La extriunfita admite que “estoy voluble y vulnerable” y que va a centrarse en su peque, Noa, de solamente 4 añitos, porque “NO me agobia mi hija, me agobia contestar 16 entrevistas sobre el covid y el jodido confinamiento. Me agobia no tener tiempo para cuando todo se normalice para todos y mi sector siga parado, porque así será por desgracia”.

Esta situación está siendo dura para ella y como no duda en explicar, “hoy va la tercera llorada en dos dias. Ya me toca remontar el vuelo. Soy una superviviente nata, solo necesito el poco tiempo del que dispongo ahora para diseñar como remontar y elevarme sin dar bandazos en falso”.

¡Muchos ánimos Vega!