La infanta Elena se vuelca con los niños con cáncer

La hermana mayor del rey Felipe VI inauguró la nueva planta de oncología pediátrica del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, reformada por la Fundación Aladina

cedida fundacion aladina 2

La infanta con el director de la asociación, Paco Arango, y dos pacientes.

Redacción

La infanta Elena sigue volcada en su labor social siguiendo los pasos de su madre, la reina emérita doña Sofía. En esta ocasión, fiel a su compromiso con la Fundación Aladina, ha dado su apoyo al último proyecto de ésta, la reforma íntegra de la planta de oncología pediátrica del Hospital Virgen del Rocío en Sevilla. 

Y es que, desde que es directora de Proyectos Culturales y Sociales de la Fundación Mapfre, la infanta ha intensificado su labor solidaria.

Durante la inauguración, Elena se ha mostrado muy cariñosa con los niños allí ingresados y ha aprovechado el recorrido para charlar con alguno de ellos, con sus familias y con parte del equipo médico. 

No es la primera vez que la hermana mayor del rey apoya la labor de Aladina y alaba tanto el trabajo de Paco Arango, que preside la fundación, como la de de todos los voluntarios. La entidad celebra sus 15 años de vida, en los que no ha dejado de atender a niños y adolescentes enfermos de cáncer. En concreto, cada año más de 1.500 menores y sus familias se benefician de sus proyectos.

cedida fundacion aladina

La reforma de la planta de oncología pediátrica del hospital Virgen del Rocío de Sevilla es, hasta la fecha, uno de los proyectos más ambiciosos de la Fundación Aladina.

Las habitaciones "permiten" a los niños dar la vuelta al mundo

El proyecto de rehabilitación de toda la planta de oncología pediátrica del Virgen del Rocío, que ha recibido el nombre de "El viaje de Aladina", es uno de los más ambiciosos de esta fundación hasta la fecha. Con la reforma, las 22 habitaciones se han convertido en un recorrido por las 22 paradas que el explorador Magallanes hizo en la que se considera que fue la primera vuelta al mundo hace 500 años. 

Así, los pequeños pueden conocer en cada parada otros países y ver, por ejemplo, los caballitos de mar en las islas Cook, los pingüinos del Estrecho de Magallanes, los flamencos de Sevilla o las cebras en Cabo Verde.

Además, se ha habilitado una sala para que los padres puedan acompañar a sus hijos durante el periodo que dure la hospitalización y sentirse como en casa. Y el patio exterior, bautizado como el "Patio de los Valientes", se destinará a actividades para los niños oncológicos y también a zona de descanso para las familias.

La infanta, a su llegada al Hospital:

“El viaje de Aladina” representa el primer gran proyecto de la Fundación Aladina en Andalucía y con él la apertura de una etapa de colaboración y compromiso de la entidad con esta comunidad.

Descubre más esta semana en las páginas de tu Revista Pronto.