Leonor tras los pasos de su padre y sus abuelos en un internado

La Princesa de Asturias ha llegado feliz a su nuevo colegio en Gales

Leonor y Rey Felipe

Felipe y su primogénita tienen una relación muy cómplice. 

Redacción

Por la sonrisa con la que la vimos despedirse de su familia en el aeropuerto de Barajas y que lució en su primer posado en el UWC Atlantic College de Gales, la princesa Leonor parece estar muy ilusionada con esta nueva etapa en la que va a estudiar dos cursos en el extranjero. Seguramente, gracias a los consejos y recuerdos de su padre, el rey Felipe, que estudió COU –el curso preuniversitario, hoy 2º de Bachillerato– en Canadá y un master de posgrado en Estados Unidos, la niña es consciente de que pocas veces en la vida va a poder sentirse tan libre.

Don Felipe dejó la Química

FELIPE EN CANADA

El príncipe Felipe estudió COU en un internado canadiense.

En el Lakefield College School de Selwyn, de Canadá, el actual Rey compartió clases y rutinas con 250 alumnos, la mayoría canadienses, que, obviando su rango, le llamaban familiarmente Flip. Según contó él mismo en un reportaje realizado en aquel 1984, tenía problemas con el Francés y había dejado la Química porque, con el idioma, le resultaba difícil y no tenía demasiado tiempo para estudiar. Seguramente porque, a esa edad, estaba más interesado por el fútbol, el tiro con arco, el piragüismo, el esquí... y el teatro. 

De hecho, recientemente se ha podido ver en "Viaje al centro de la tele", de TVE, una grabación de cómo lo caracterizaron y cómo interpretó a un personaje mayor en una obra escolar.

Los Reyes echaban de menos a sus padres

El hecho de estudiar en un internado extranjero es una tradición en la Familia Real, pero la alegría de Felipe y Leonor al marcharse no tiene nada que ver con la enorme tristeza de los Reyes eméritos en su día, primero, porque eran más pequeños y, segundo, porque, en aquella época las comunicaciones con sus familias era muy escasas y se reducían a cartas y esporádicas conferencias telefónicas.

JUAN CARLOS

Don Juan Carlos era muy pequeño cuando se marchó interno a un colegio.

Don Juan Carlos sólo tenía ocho añitos cuando Don Juan y Doña Mercedes lo enviaron al internado Ville Saint Jean de Friburgo, en Suiza, país que ellos dejaban entonces para mudarse a Estoril y se sintió totalmente abandonado por su familia.

Igual de triste, doña Sofía llegó al internado Kurt Hahn de Salem, Alemania, precursor de los UWC como el de Gales en el que estudia Leonor. Aunque el centro lo dirigía su tío Jorge, no tuvo un trato preferente y echó muchísimo de menos a sus padres y hermanos.

Pronto Leonor regresará del Reino Unido para disfrutar de las vacaciones de otoño en Madrid y les contará sus aventuras a sus padres y hermana que ya la echan tanto de menos. 

Descubre mucho más esta semana en las páginas de tu Revista Pronto.