Así era el Felipe de Edimburgo más desconocido

Siempre a la sombra de su esposa, te lo desvelamos todo sobre el marido de Isabel II, fallecido recientemente

Felipe de Edimburgo

Felipe deslumbró a la princesa Isabel con su planta.

En estos días, la prensa británica no deja de repetir que el duque de Edimburgo tenía un carácter dominante que se vio obligado a controlar por el bien de la Corona británica. Siempre a la sombra de su esposa, habitualmente desenfocado en las fotografías, Felipe no era el hombre gris, callado y discreto que se esperaba que fuera cuando se casó con quien estaba destinada a reinar en Inglaterra.

Una dura infancia con una familia rota

Felipe de Edimburgo creció prácticamente solo, pues tuvo un padre ausente y una madre diagnosticada de esquizofrenia, lo cual condicionó su relación con sus hijos. Tuvo que aceptar que nunca sería rey consorte, sólo príncipe, y que debería caminar siempre dos pasos por detrás de su esposa, pero encontró una válvula de escape en su pasión por la naturaleza, la ciencia, el mar, los ovnis… y también en los brazos de otras mujeres, pues siempre se ha dicho que, en sus 73 años de matrimonio, ha sido fiel a su Reina, pero no a su esposa.

La Familia Real inglesa compartió estas imágenes del duque de Edimburgo:

Bromista y muy niñero, era adorado por sus ocho nietos y por sus bisnietos:

Conoce en PRONTO mucho más sobre la faceta más desconocida del esposo de Isabel II. ¡Te sorprenderá!