George Clooney acabó en urgencias tras perder 11 kilos para su nueva película

El actor ha reconocido que, para el rodaje de “Cielo de medianoche”, quiso adelgazar de manera tan extrema que no se cuidó y sufrió una pancreatitis

George Clooney

George Clooney está realmente muy avejentado en su última película «Cielo de medianoche».

Redacción

En su última película como actor y director, “Cielo de medianoche”, George Clooney interpreta a un científico que padece cáncer y, para mejorar su caracterización, quiso perder peso drásticamente, pero lo hizo sin un control médico y sin cuidarse, por lo que acabó en el hospital.

Ocurrió en octubre del 2019 cuando, cuatro días antes de empezar el rodaje y con todo listo para viajar a Finlandia, donde debían rodar las escenas que supuestamente transcurren en el Ártico, el actor comenzó a sentir unos fortísimos dolores en el abdomen. Fue llevado de inmediato a urgencias, donde le fue diagnosticada una pancreatitis, una afección que puede llegar a ser mortal.

“Tengo 59 años, así que ya no estoy para hacerme el héroe”

George Clooney reconoce que se pasó de la raya, pero es capaz de bromear con el tema, como hizo en la revista estadounidense “Hollywood Reporter”, donde explicó: “En la vida real soy un tío buenorro, ya sabéis, ja, ja, ja, todo el rato haciendo deporte y demás, pero aquí incluso mi forma de sostener una pistola tenía que ser diferente. Ya en serio, tenía que parecer un científico que jamás ha usado una pistola, así que no podía parecer atlético. Además, tengo 59 años, así que ya no estoy para hacerme el héroe. Teniendo en cuenta la historia y mi compañera de rodaje –una niña pequeña–, la verdad es que estaba más para sostenerme en ella que para llevarla en brazos y rescatarla”.

El rodaje de exteriores, que se ha llevado a cabo en dos lugares tan distintos como las islas Canarias y Finlandia, fue extremadamente duro en el país nórdico para todo el equipo y, debido a su gran pérdida de peso, George estuvo a punto de no soportarlo.

Su hijo le escondía cosas en la barba

Él mismo ha relatado que las tomas debían ser muy breves y que cada vez que decía “¡Corten!” le tenían que dar aire caliente con el secador del pelo en los párpados porque los tenía prácticamente congelados.

Tal vez por eso, el actor y director decidió dejarse una larga y “abrigosita” barba que, en casa, sólo les gustaba a él y a su hijo Alexander, de 3 años, quien le escondía cosas en ella sin que él se diera cuenta, llegando a encontrarse un palo de piruleta en pleno rodaje.

En cambio a su esposa, Amal, de 42 años, y a la hermana melliza de Alexander, Ella, les disgustaba enormemente tanto vello facial y, cuando se la cortó, se alegraron enormemente de descubrir que debajo de él seguía habiendo una cara, según explicó Clooney.

En tu revista PRONTO de esta semana te descubrimos más detalles sobre el rodaje de la película y sobre cómo han llevado George y su esposa, Amal, el confinamiento en su casa de Los Ángeles, estando solos con sus hijos, de 3 años, y sin ningún tipo de ayuda.