Isabel Preysler: descubre su lado más desconocido y divertido

Isabel Preysler, lejos de su imagen de mujer sofisticada, esconde una parte muy alegre y natural

Isabel Presley Mask Singer

Isabel Preysler sorprendió al equipo y a la audiencia del programa cuando se descubrió que era ella la gatita chulapa

Redacción

Tras descubrir que la primera concursante de Mask Singer era La Toya Jacskon, parecía que ningún otro participante de este programa de Antena 3 iba a sorprender a la audiencia. Pues nada más lejos de la realidad porque en el segundo capítulo del "show" la audiencia se quedó boquiabierta al descubrir que, debajo del disfraz de gatita chulapa se escondía la absoluta reina de corazones de nuestro país, Isabel Preysler. Su familia y amigos desconocían por completo que Isabel fuera a participar en este programa. Sólo lo sabía su pareja, el escritor Mario Vargas Llosa.

Gatita Mask Singer

¿Quién iba a imaginar que tras este espectacular disfraz estaba la reina de corazones de nuestro país?

Lo curioso del caso es que, seguramente, a su círculo más cercano no les habrá extrañado ver a su amiga en esa tesitura porque Isabel esconde capas que pocos conocen. A continuación descubrimos algunas de las partes más desconocidas de la "celebrity" más famosa de España, que, lejos de la imagen frívola que desprende, destaca por su gran sentido del humor y alegría de vivir.

Gran imitadora y muy fan de su hijo Enrique

Reuniones Gastronómicas. A pesar de que cuida mucho su alimentación, los viernes y sábados en su casa están señalados en rojo en su calendario semanal. Los viernes se reúne con sus amigas y hacen sesión de cine mientras comen hamburguesas, patatas fritas, perritos calientes y tarta de chocolate. Y los sábados, las paellas familiares son sagradas.

Competencia de Carlos Latre. Una de las cosas que destacan los periodistas que la han entrevistado es la sorpresa monumental que se llevan cuando, ni corta ni perezosa, Isabel comienza a hacer imitaciones, provocando la carcajada de los reporteros.

Fan de Enrique. Le encanta asistir a los multitudinarios conciertos que ofrece su hijo Enrique cuando actúa en España, a los que acude con sus hijas Tamara y Ana. En esos momentos, canta y baila como una fan más.Y es que le gusta tanto bailar que, nada más levantarse, se pone música en el baño.

Descubre más en las páginas de tu Revista Pronto.