Karlos Arguiñano: “Acabo de donarle médula a una hermana que tiene leucemia”

Estos dias, en el FesTVal de Vitoria ha recibido el Premio Nacional de Televisión por sus más de 30 años enseñándonos a comer bien desde la pequeña pantalla

KARLOS ARGUIÑANO

El cocinero tiene 73 años y está en plena forma.

Karlos Arguiñano lleva 32 años mostrándonos recetas sencillas, sabrosas y sanas, a través de más de 7.000 programas que respaldan su trayectoria. Y a sus 73 años recién cumplidos tiene claro que le queda cuerda para rato y no pierde ocasión para reivindicar la necesidad de que en los colegios, los institutos y las universidades se hable de alimentación.

“Es que lo que nunca dejamos de hacer es comer y beber, y nadie habla de eso, con lo importante que es”, dice.

Karlos Arguiñano: “Estoy perfecto para cocinar”

PRONTO: ¿Qué es lo que te motiva a seguir al pie del cañón y no plantearte el retiro? ¿Es la pasión por la cocina, por la tele o lo mucho que te dice el público que haces una gran labor en nuestras vidas?

KARLOS ARGUIÑANO: El 6 de septiembre cumplí 73 y la verdad es que son muchos, pero estoy perfecto para cocinar. Además, el actual presidente de EEUU tiene 78 y si él puede presidir un país, yo podré hacer unas lentejas con chorizo, ¡ja, ja, ja! Me parece algo tan sencillo, cocinar para la familia. Yo intento todos los días animar a la gente a que cocine, y que lo haga variado porque cuanto más variado, mejor alimentado estás. Es así de claro.

P.: Tú eres ejemplo de ello. Porque estás de maravilla.

K.A.: Mira, esta semana he donado médula a mi hermana Loinaz, que tiene leucemia. Ya lo hice hace 15 años pero ahora ha tenido un bajón. Y para donar te hacen un montón de análisis y a mí el médico me dijo: "Mira, Karlos, sigue haciendo la vida que haces, porque estás de puta madre". ¿Y eso gracias a qué? Al estilo de vida y la alimentación. Yo a la gente le digo que la cocina tiene muchas ventajas: si cocinas, te vas a entretener en la compra, la gente va a disfrutar comiendo lo que has hecho, te lo van a agradecer y te vas a sentir feliz. Y en esta vida lo único que vale es ser feliz. Primero la salud y luego ser feliz.

Con su habitual sentido del humor, así agradeció Karlos este premio cuando le comunicaron que iba a recibirlo:

Muy preocupado por su mujer, Luisi

P.: Luisi no tiene una actitud tan positiva como tú. Lo ha pasado muy mal en la pandemia.

K.A.: Sí, porque mi mujer ha estado meses sin salir de casa. La suerte es que no vivimos en un piso, sino en el campo, y ha podido pasear porque tenemos huerta, gallinero, animales… Ha estado muy agobiada porque cuando tienes siete hijos y once nietos, te preocupas. Ella temía que la pandemia pillase a más de uno, pero por suerte a nadie de la familia nos ha tocado. De momento.

Encuentra la entrevista completa a Karlos Arguiñano en las páginas de tu Revista Pronto.