La respuesta de Laura Escanes a una fan que se mete con ella

Laura Escanes no se achanta ante las críticas de sus seguidores. Es más, las responde al instante ¡y sin complejos!

laura escanes criticas

Laura Escanes ha demostrado no achantarse ante las críticas.

M.A.

Ser una influencer como Laura Escanes, con miles de ojos examinándote cada día tras la pantalla de un teléfono, no debe ser fácil. Se reciben tantas críticas como elogios y, aunque estas primeras no formen parte del trabajo, hay que encajarlas con toda la deportividad posible.

Pero lo normal es que llegue un punto que explotes y que pongas a algún 'hater' en su sitio. Y justo eso es lo que le ha pasado a Laura hoy: una seguidora la acusaba de "tener un grano horrible en la mejilla" y ella, ni corta ni perezosa, le ha dado una respuesta ejemplar.

Instagram story photo

La respuesta de Laura Escanes a una fan.

"Así es la vida, Grace, unos tienen granos y otros son un grano", le espetaba la mujer de Risto Mejide a una usuaria. Eso sí, Escanes ha tenido el cuidado de no exponer la identidad de la persona que se ha metido con ella porque, consciente de su altavoz, eso también podría acarrearle problemas.

 Laura, abanderada del 'body positive'

No es la primera vez que Laura pone de manifiesto que no está bien juzgar a nadie por su físico. Desde que se quedó embarazada, la influencer siempre ha optado por mostrarse de manera natural, con sus posibles defectos. Y es que, Laura, como todos ¡es humana! Y no se libra de granitos en la mejilla, de estrías ni de pieles que se descuelgan de su sitio. 

Dos meses después de dar a luz, Laura mostraba su cuerpo sin complejos, aún recuperándose del parto, y lanzaba este mensaje: "Estoy 4 kg por encima de mi peso antes del embarazo y (obviamente) aún hay barriguita 'fuffly' como yo le llamo. Tengo algunas estrías en la cara interna de las piernas y ayer entrenando necesitaba más descansos", y añadía "Cada cuerpo, cada embarazo, cada posparto y cada mujer somos un mundo distinto. No nos comparemos, no queramos correr. El cuerpo es mágico y hay que escucharlo". 

Sin duda, un importante mensaje del que hoy día sigue haciendo gala.