Miguel Bosé no pudo estar en el funeral de su madre

Miguel Bosé no pudo estar en el funeral de su madre
MIguel, en una imagen irrepetible, al lado de su madre.

La muerte de la matriarca del clan Bosé, Lucía Bosé, ha dejado el mundo un poco más gris y menos azul de lo normal. Lucía, que tenía 89 años, falleció de una neumonía, el 23 de marzo, en el Hospital General de Segovia, donde fue trasladada desde Brieva, la pequeña localidad en la que ha residido los últimos años en compañía de Tuana, su cuidadora y amiga hasta el final. Pero tras el ingreso urgente, poco se pudo hacer por la diva del cine italiano. Al tercer día, su vida se apagó.

 

Y ninguno de sus tres hijos pudo estar a su lado en los últimos instantes de su vida. Miguel vive en México, y Paola y Lucía estaban en Valencia, lo que hizo imposible que se despidieran de su madre como hubieran deseado. 

 

"Te llevamos dentro en el corazón querida Mami. Un beso de toda la familia entera", decía Miguel Bosé en sus redes sociales. "Hoy el cielo es más azul", escribía Paola.