El Padre Ángel: El cura que hizo llorar a Franco

Tras muchas visitas a Madrid para recaudar fondos, se instaló allí

Padre Angel

En los años 70, el padre Ángel, abrió la primera sede de Mensajeros de la Paz en Madrid.

Redacción

En el capítulo 4 de la "Apasionante y comprometida vida del padre Ángel" se narra cómo el padre Ángel consiguió los primeros fondos para correr con los gastos de Mensajeros de la Paz y poder crecer y expandirse. Conocerás el feo que le hizo el padre Ángel a Franco que pudo resultarle muy caro. También, en estos años, el cura sufrió la pérdida de su madre, uno de los episodios más duros y dolorosos de su vida, y su amigo y socio, emprendió su propio camino, alejado del de Mensajeros de la Paz.

Padre Angel acogida niños Asturias

El padre Ángel fotografiado con algunos de los primeros niños recogidos en Asturias.

Después de poner en marcha Mensajeros de la Paz, la prioridad era recaudar fondos para las necesidades de las casas de acogida para los niños. Para conseguirlo, el padre Ángel y su compañero y amigo, el padre Silva, viajaban en moto a Madrid cada 15 días. Allí, contactaban con celebridades y personajes relevantes de la vida social, política y económica de la capital. Entre los contactos que accedieron a apoyar el proyecto del cura estaban la actriz del momento Marisol o Carmen Polo, la esposa del general Franco, quien, al parecer no fue muy generosa con la oenegé.

En una de estas visitas a Madrid, el padre Ángel y su socio pidieron audiencia ante el general Franco. Los curas acudieron con seis niños y por lo que parece, el mandatario se emocionó tanto que incluso llego a llorar. En la fotografía se recoge esta audiencia en El Pardo. Aquella visita les reportó un donativo tan exiguo que estuvo a punto de meterle en un tremendo lío. 

Padre Angel audiencia con Franco

Los dos sacerdotes y seis niños durante su audiencia con Franco en El Pardo.

La pérdida de su madre, el momento más doloroso de su vida

En 1970, Ángel vivió uno de los peores episodios de su vida, ya que fue el año en que su madre, Amalia, murió víctima de un cáncer. Madre e hijo eran uña y carne. Nadie llegó a comprenderle nunca tan bien. Gran apoyo en los momentos difíciles, que fueron muchos, fue la gran mujer de su vida. Tras aquella pérdida, se sintió huérfano entre los huérfanos.

Abre la primera sede de Mensajeros de la Paz en Madrid

En 1972, viendo que sus visitas a Madrid eran cada vez más frecuentes y necesarias, el padre Ángel alquiló un piso en la capital, instaló allí a siete niños y creó en las dependencias del Centro Asturiano, en pleno centro, la primera sede de Mensajeros de la Paz. Poco después pudo abrir más hogares. Después de la muerte de Francisco Franco, en noviembre de 1975, Mensajeros de la Paz estaba en pleno desarrollo y ya vislumbraba una expansión internacional.

Descubre mucho más en el capítulo 4 completo en tu Revista Pronto.