Paz Padilla y su hija Anna, unidas en su dolor

Paz Padilla y su hija Anna, unidas en su dolor
Paz y su hija, en el entierro

Paz Padilla atraviesa estos días un durísimo revés emocional. El fallecimiento de su madre, Dolores Díaz, ha sumido en la pena y el dolor a su mediática hija y también a su nieta, Anna Ferrer.

 

Doña Lola, como la llamaban, murió el pasado lunes 10 de febrero, a los 91 años, en el hospital gaditano Puerta del Mar, donde había ingresado tras haberse roto la cadera por una caída y en el que, ironías de la vida, Paz había trabajado como auxiliar de clínica antes de meterse en el mundo artístico.

 

Paz Padilla, rota de dolor por la muerte de su madre

Paz con su madre, Lola, en una foto que colgó en las redes.

 

Días después de su ingreso, Lola falleció por un fallo multiorgánico. El sepelio tuvo lugar en Zahara de los Atunes y a él asistieron los familiares y los amigos más íntimos. Fue una dura despedida.

 

 

Un amigo de la presentadora, Juan, nos dijo, "si Paz es graciosa, Lola lo era aún más, eso es una cosa que se lleva en los genes" y nos desveló que "Paz y Anna querían dar un homenaje a Lola en abril, el día que celebrara su 92º cumpleaños".

 

Paz Padilla afectada

La presentadora y actriz con su hija, Anna Ferrer, en el entierro de su madre.