Sofía Loren: “Trabajar a las órdenes de mi hijo ha sido divertido”

Tras una década ausente del cine, la reina del neorrealismo italiano de los años 50 se convierte en una estrella de Netflix con “La vida por delante”, filme que dirige su hijo Edoardo Ponti

Sofia Loren hijo pelicula

Sofía Loren junto al joven actor Ibrahima Gueye en una escena de "La vida por delante".

Redacción

Hacía 10 años que la diva italiana Sofía Loren no protagonizaba un largometraje. Y lo ha hecho para Edoardo, su hijo. La mujer napolitana con 80 películas a sus espaldas que triunfó en Cinecittà y Hollywood vuelve más conmovedora que nunca. En una adaptación contemporánea e italiana de “La vida por delante”, la novela de Romain Gary, Sofía Loren interpreta a madame Rosa, una superviviente del Holocausto nazi.

A sus 86 años demuestra que sigue siendo una gran actriz ... y una auténtica “mamma”. Esta semana, en exclusiva, en tu Revista Pronto encuentra la entrevista a la actriz que nos habla de su última película, de su carrera cinematográfica y de su relación con su hijo.

“El personaje que interpreto me recuerda a mi madre”

PARIS MATCH: ¿La carrera de actriz es algo de por vida?

SOFÍA LOREN: Esta profesión ha estado en mi corazón durante años. Con cada película doy todo lo que tengo, como si fuera la primera vez. A mi edad no es tan fácil como antes emocionarse con un guión. Éste es uno de los mejores que he tenido entre las manos. Podría haberme negado, ya no necesitaba volver, pero fue amor a primera vista. Le dije a Edoardo: “Tenemos que hacerlo, tratemos de hablar con el hijo de Romain Gary”. Fue una carrera de obstáculos increíble, ¡pero lo logramos!

P.M.: Madame Rosa es una mujer generosa y sumamente sensible. ¿En qué se ve reflejada en ella?

S.L.: Es uno de los personajes más hermosos que he tenido el honor de interpretar. En muchos sentidos me recuerda a mi madre, en su forma de ser, en su carácter. Creo que por eso me involucré tanto en el papel. Mi madre es... era, lo siento, un ser maravilloso. No era fuerte pero era muy amable. Detrás de las sonrisas había tanta fragilidad y sufrimiento… Se parecía, como dos gotas de agua, a Greta Garbo. Le hubiera encantado ser actriz.